No era la primera vez. Durante los últimos 18 meses he acudido a esos desayunos en los que, escuchando a la personalidad de turno, comparto mesa y mantel con muchos hombres con trajes gris marengo y azul oscuro y unas pocas mujeres que “intentan” dar un toque de color que apenas se percibe.

Simplemente es una sensación pero me parece que con esa seriedad impostada y con unos protagonistas en “blanco y negro” no seremos de los que afronten la situación actual con la dosis de creatividad, de innovación y de pasión necesarias para salir de la crisis reforzados.

Y hablando de salir de la crisis me apunto a lo que dice Xavier Sala i Martin “…uno acaba intentando salir de una crisis plantando las semillas de la siguiente”. Ese camino llevamos…

Por mi parte y sin llegar al atrevido colorismo del susodicho, procuraré no volver a esos encuentros ataviado con “más de lo mismo”.  ¿Te apuntas?

Oscar Garro

Anuncios