Hace unas semanas soñé con una palabra: palíndromo; bueno realmente estaba en una fase REM, medio dormido pero siendo consciente de lo que estaba “viendo”.

Se trataba de una situación agradable en la que conseguía querer lo mismo a alguien cuando aparecía y cuando se marchaba. Me desperté pensando en la palabra y con la firme intención de escribir un cuento. Muy firme no fue porque se quedó en eso, en un cuento…chino.

Sin embargo, y ya en otra fase, mantuve la intención de buscar algo que diera sentido a ese sueño.

Dada mi afición a la danza y el deporte me contentaba con el base Llull y Sara Baras pero no me bastaba. Quería algo más.

Finalmente encontré la respuesta en una situación que excelentemente queda reflejada en este corto documental nominado (1) en el Jameson No Todofilmfest, “Capicúa“. Os recomiendo que dediquéis escasos 3 minutos y medio. A mí me ha valido para darle sentido a ese sueño y, sobre todo, para algo mucho más profundo que me ha proporcionado las respuestas que necesitaba.

Oscar Garro

(1): ya ha pasado de nominado a galardonado con el Gran Premio  del Jurado a la mejor Película (homenaje, ternura, efectividad,…)

Anuncios