DECIR QUE NO (o sobre la asertividad)

Por fin he decidido titular la viñeta como este delicioso poema de  Benedetti .  No puedo saber, evidentemente, en qué pensaba el autor cuando lo escribía pero, desde mi pensamiento cada día más “Vesperiano”, lo que me sugirió cuando lo leí estaba relacionado con la tan traída y tan llevada “asertividad”, de la que tenía ganas de hablar.

Me ha sorprendido darme cuenta de que no tenemos en nuestro blog ninguna entrada (“tag”, le llaman los que saben de estas cosas) referida a la asertividad, aunque Ane sí la trataba en su If you want to sing out, sing out”. Y me sorprende porque en el mundo del coaching es uno de los “clásicos” que se plantean frecuentemente como objetivo de mejora personal. Y se acostumbra a hacer desde el enfoque de “mi falta de asertividad”.

Podríamos definirla como la capacidad de defender y de transmitir con habilidad , sin incomodidad,  sin agredir ni sentirse agredido, nuestras opiniones, intenciones, deseos, preferencias, creencias, sentimientos… Probablemente, una de las razones  de la falta de asertividad esté relacionada con el pensar que no tenemos derecho a nuestra forma de pensar, a  nuestras creencias, opiniones y preferencias.

La buena noticia es que la asertividad no es un término dicotómico que suponga el todo o nada.  Entre los extremos de un estilo pasivo o un estilo agresivo, nuestra conducta puede ser más o menos asertiva y, sin negar su posible relación con determinados rasgos de la personalidad, estamos convencidos de que puede aprenderse, practicarse y desarrollarse como cualquier otra habilidad social.

Jordi Foz

7 comentarios sobre “DECIR QUE NO (o sobre la asertividad)

Agrega el tuyo

  1. Buenos días, Jordi, el miedo es ese monstruo que hace que nuestro yo se encierre en sí mismo y nuestra visión se encoja y se acongoje. Muchas veces no he sido capaz de expresar un sí o un no, debido al miedo, al miedo a que la otra parte se enfade, o al miedo a caer en el descontrol del otro monstruo: la agresividad. Todo se reduce al ego: un ego acongojado y encerrado en sí mismo te paraliza. En cambio, un ego con los brazos abiertos te muestra cómo eres en realidad: un ser humano verdaderamente libre, para decir sí o no, con total confianza.

    1. Comparto plenamente tu comentario, Juan Miguel, y te lo agradezco mucho. Siempre he creído que el miedo, en sus distintos grados, es una de las emociones que más nos mueven … y nos paralizan. Lo bueno es tenerlo claro y ser algo beligerantes con él.
      Jordi

    1. Muchas gracias por tu comentario, Iñaki. A mi me costó lo mío llegar a “acotar” el término y es muy gratificante pensar que le pueda servir a alguien más.
      Jordi

  2. A mí, que he trabajado la asertividad con muchos directivos, lo que mas me interesa de tu post,Jordi, es la idea de que no hablamos de una dicotomía, sino de un continuum, y que en él podemos elegir dónde situarnos, dónde nos sentimos más cómodos.¡Como siempre en tí, lleno de sensatez!

  3. Una manera de trabajárselo es adquirir el hábito de preguntarse, incluso en temas que no son vitales para nosotros, ¿qué prefiero yo? ¿qué elegiría? ¿qué opino de esto?… porque la no asertividad continuada hace que vayamos perdiendo la conexión con lo que pensamos y preferimos…

  4. Sí. De acuerdo en que es una actitud “de vida”. Escoger … sin miedo y permanentemente. Me parece que, en esta cuestión, no hay temas mayores o menores. O te das permiso para decidir o no te lo das. Lo que pasa a veces es que … hay tantos condicionantes, reales o mentales !!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: