Me gustó mucho escuchar a Rafael Echeverría en su ponencia en febrero de 2010 en Bilbao, poner en el centro de la transformación de las empresas y del estilo de liderazgo, la capacidad de conversar. Describe la vida en la empresa, como un conjunto de conversaciones mediante las cuales, las personas podemos accionar de manera coordinada y conseguir resultados.

Dentro y fuera de la empresa se pueden dar muchos tipos de conversaciones: conversaciones para imaginar el futuro que deseamos, conversaciones para generar confianza, para mostrar emociones, para alcanzar acuerdos… conversaciones para abrir posibilidades, para cerrarlas… conversaciones para diseñar respuestas creativas, para analizar los riesgos, para resolver conflictos… , conversaciones para entender lo que quieren los clientes y para hacerles ofertas, para hacer peticiones a nuestros proveedores, a nuestros colegas, conversaciones pendientes…Y no sólo hablamos de conversaciones entre personas, sino también de conversaciones que mantenemos con nosotros mismos.

Cada vez soy más sensible a este aspecto conversacional de la empresa, y cada vez me preocupa más su calidad, por eso ahora soy más consciente de que en general, se toca mucho de oído y se mete mucho ruido. Es normal, me digo, nos falta preparación… hemos pensado que saber conversar es algo natural, que se tiene o no se tiene, y nos hemos dedicado a estudiar mucha estadística y mucho derecho. Sin embargo, cada vez estoy más convencida de que la conversación también se aprende, se perfecciona, se practica; existen técnicas y conocimiento que están a nuestro servicio para ello.

Por eso, cuando alguien me pregunta últimamente a qué nos dedicamos en Vesper, contesto que lo que hacemos es ayudar a diseñar y facilitar conversaciones en los equipos. Cuando un equipo directivo se enfrenta a un reto nuevo y necesita pensar, declarar, encontrar nuevas respuestas, decidir y hacer algo distinto de manera coordinada. Aspiramos a minimizar el ruido de esas conversaciones, y a mejorar el aprovechamiento de la energía del equipo. Queremos contribuir a que esas conversaciones sean bellas, melodiosas y eficaces.

Ane Aguirre

Anuncios