Conversaciones ¿ruido o melodía?

 



Me gustó mucho escuchar a Rafael Echeverría en su ponencia en febrero de 2010 en Bilbao, poner en el centro de la transformación de las empresas y del estilo de liderazgo, la capacidad de conversar. Describe la vida en la empresa, como un conjunto de conversaciones mediante las cuales, las personas podemos accionar de manera coordinada y conseguir resultados.

Dentro y fuera de la empresa se pueden dar muchos tipos de conversaciones: conversaciones para imaginar el futuro que deseamos, conversaciones para generar confianza, para mostrar emociones, para alcanzar acuerdos… conversaciones para abrir posibilidades, para cerrarlas… conversaciones para diseñar respuestas creativas, para analizar los riesgos, para resolver conflictos… , conversaciones para entender lo que quieren los clientes y para hacerles ofertas, para hacer peticiones a nuestros proveedores, a nuestros colegas, conversaciones pendientes…Y no sólo hablamos de conversaciones entre personas, sino también de conversaciones que mantenemos con nosotros mismos.

Cada vez soy más sensible a este aspecto conversacional de la empresa, y cada vez me preocupa más su calidad, por eso ahora soy más consciente de que en general, se toca mucho de oído y se mete mucho ruido. Es normal, me digo, nos falta preparación… hemos pensado que saber conversar es algo natural, que se tiene o no se tiene, y nos hemos dedicado a estudiar mucha estadística y mucho derecho. Sin embargo, cada vez estoy más convencida de que la conversación también se aprende, se perfecciona, se practica; existen técnicas y conocimiento que están a nuestro servicio para ello.

Por eso, cuando alguien me pregunta últimamente a qué nos dedicamos en Vesper, contesto que lo que hacemos es ayudar a diseñar y facilitar conversaciones en los equipos. Cuando un equipo directivo se enfrenta a un reto nuevo y necesita pensar, declarar, encontrar nuevas respuestas, decidir y hacer algo distinto de manera coordinada. Aspiramos a minimizar el ruido de esas conversaciones, y a mejorar el aprovechamiento de la energía del equipo. Queremos contribuir a que esas conversaciones sean bellas, melodiosas y eficaces.

Ane Aguirre

6 comentarios sobre “Conversaciones ¿ruido o melodía?

Agrega el tuyo

  1. Buenos días, Ane, el arte de conversar es el arte de relacionarse con la otra persona, sin máscaras, miedo, inseguridad, prisas, minimizando el propio yo y poniéndose en el lugar del otro. El ruido psicológico no nos deja relacionarnos realmente con la otra persona. En el master de coaching aprenderé a conversar de esta manera, poniéndome en el lugar del otro y ayudándole a sacar de su interior la mejor manera de llegar a su meta. Todo lo contrario a la “guerra de los yoes” tan corriente en familias, política, relaciones sociales y empresas.

  2. Queremos contribuir a que esas conversaciones sean bellas, melodiosas y eficaces…., sí, y ello comienza por tener esa misma calidad de conversaciones conmigo mismo.

    ¿Cual es la calidad de mis conversaciones internas (privadas)? ¿Me producen paz? ¿Las hago desde al amor?

  3. Esto me recuerda a reuniones que he tenido últimamente en el que las conversaciones se limitan a ir en una dirección. ¿Cómo se consigue qué un grupo que necesita conversar, aportar, converse y no quede callado? ¿porqué existen conversaciones en una sóla dirección? Seguro que la respuesta, como siempre, tiene muchas patas. A veces el que conversa sólo se quiere esuchar a si mismo, los que esuchan tienen miedo a ser rechazados… Para conversar de verdad hay que superar muchos escollos que nos lo impiden y ahí es donde está el valor de la ayuda externa…

  4. Es muy importante, como dices, Ane, aprender el arte de la conversación, algo tan útil como difícil. Y digo arte, al estilo del Dalai Lama, con ese sentido de cuidar -mimar la obra- lo que se dice; más aún, de cuidar lo que se piensa y convertir las palabras en un espacio sagrado, como las consideran los nativos americanos.
    Ya sabemos que hay dos cosas que no vuelven, como dice el proverbio: la flecha lanzada y la palabra dada.

    Un abrazo a tod@s, Ane.
    Soy Miguel Ángel Martín (de tu promoción)

  5. Gracias a todos por vuestros comentarios… Miguel Angel, encantada de retomar conversación contigo… Compartimos la idea de que conversar es un arte… Echeverría decía que en el centro de la conversación está la manera de escuchar que somos capaces de desarrollar: abierta, respetuosa, aceptando la diferencia… poner el foco en la escucha, nos hace ganar mucha capacidad de conversación y qué verdad es que nos escuchamos poquísimo!!!!!!! (y como dice Joserra, no sólo a los demás sino a nosotros mismos en nuestras conversaciones pruvadas…) seguiremos trabajándonoslo ¿no?

    Ane

  6. Os regalo una frase de la película “Avatar” que me han pasado en un powerpoint: “Es difícil llenar un vaso que ya está lleno”.
    Viene a cuento de la conversación y del cambio de paradigmas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: