Todos los que en mayor o menor medida  nos dedicamos  al apasionante mundo del coaching hemos recibido – o seguimos recibiendo – con cierta regularidad  “la gran pregunta”,  formulada casi literalmente en los siguientes términos : “Pero… ¿qué es exactamente esto del coaching?”

Y la verdad es que, a mi por lo menos,  no me resulta nada fácil definirlo “exactamente” en pocas palabras.  Instintivamente, cuando lo intento, la frase que me viene a la cabeza está relacionada con : “un proceso de acompañamiento”.    Yo, como coach, te acompaño a ti, coachee, hasta allí adonde quieras ir; hasta tu objetivo o situación deseada.

Y acompañarte es exactamente eso : ir contigo, a tu lado. Provocando con mis preguntas, mis silencios y mi feedback descriptivo, tus propios procesos de reflexión, de introspección, de mejor autoconocimiento, de una mayor consciencia que te mueva a la acción orientada a tu objetivo.   Y todo ello, poniendo mucho más foco en tus posibilidades y en el futuro que en tus errores y en el pasado.

Evidentemente el coach no aconseja, no resuelve, no juzga, no valora, no te dice lo que tienes que hacer…  El coach te acompaña en tu camino. Observa, pregunta y te devuelve lo que ve, tratando de que “tú” seas capaz de ampliar tus propias perspectivas sobre eso que llamamos realidad y que tantas miradas distintas admite.  E intentando también que “tú mismo” aprendas a desarrollar todo ese potencial que tienes. Nada más y nada menos.

Ciertamente, no es nada fácil definirlo en pocas palabras…

Jordi Foz

Anuncios