La "energía" al final de una reunión del equipo Vesper

Hace unas semanas, Joselu Blanco compartía a través de twiter, una cita de Nigel Barlow, que me hizo gracia: “Unsuccesful companies have meetings, Successful companies have parties“.  Bueno, me hizo gracia y me hizo reflexionar sobre lo lejos que en nuestra mente están las reuniones de las celebraciones. De hecho, la palabra reunión genera emociones totalmente lejanas a las emociones ligadas a una celebración. En muchos casos las asociamos con pérdida de tiempo, con aburrimiento, con superficialidad, con más-de-lo-mismo, hasta con el no-éxito.

Y sin embargo, son una de las actividades esenciales de cualquier equipo: ¿cómo coordinar nuestras acciones, cómo compartir nuestras inquietudes sin espacios de encuentro y de conversación?.

En nuestras intervenciones de team-coaching, una de las tareas centrales es precisamente la de la reflexionar sobre las reuniones del equipo… ¿las disfrutamos? ¿abordamos los conflictos de manera abierta? ¿sabemos escucharnos con apertura? ¿traemos los temas relevantes a la reunión o los dejamos fuera? ¿nos enriquecemos con los otros puntos de vista? ¿salimos con energía? ¿somos respetuosos con el tiempo de los demás? ¿nos comprometemos con la acción? ¿podemos compartir nuestras inquietudes? ¿logramos nuevas ideas para los viejos problemas?  Ponemos a los equipos ante estas preguntas y les acompañamos en la búsqueda de nuevas respuestas.

Definitivamente, necesitamos reinventar las “reuniones”… y vista la fama que tienen, incluso hasta resulta útil cambiarles de nombre, “espacios de conversación entre personas que tienen algo que compartir”. Es un nombre algo largo, la verdad, ya se nos ocurrirá alguno mejor que sugiera emociones más cercanas a la celebración.  🙂   ¿Se te ocurre alguno?

Ane Aguirre

Anuncios