La delgada línea roja

La delgada línea roja” es el título de una larga, impresionante y demoledora película “de guerra” …  antibélica, inspirada en una novela autobiográfica del mismo nombre y ambientada en el Pacífico en la Segunda Guerra Mundial.  Recomiendo verla sin prisa y sin saltarse ni un solo fotograma.

La expresión “delgada línea roja”, está relacionada con el carácter irreductible del ejército británico y con la Guerra de Crimea, cuando medio millar de soldados escoceses – con sus rojas guerreras – aguantaron, en una delgada línea,  la carga de caballería de varios miles de soldados rusos.  Después Rudyard Kipling  utilizó la expresión en uno de sus poemas y  con el tiempo hizo fortuna …

Pero  hoy quiero citarla en el mismo sentido que un antiguo proverbio estadounidense : There’s only a thin red line between the sane and the mad.  Esa “delgada línea roja entre la cordura y la locura” , es la misma que refleja la propia película, en la que sus protagonistas son seres humanos siempre al borde del abismo moral provocado por la guerra.

La “delgada línea roja” es esa distancia, siempre latente y apenas perceptible, entre heroísmo y cobardía, bondad y maldad, civilización y barbarie, serenidad y miedo, salud y enfermedad, felicidad e infelicidad …  Una delgada línea roja en la que no acostumbramos a pensar hasta que algo o alguien “nos la traza de pronto” y sólo entonces, ante un brutal “cambio de observador”, somos conscientes de nuestra enorme fragilidad, de que se acabó “la tregua“, de que lo pendiente se ha convertido en urgente …,  de cuánto daríamos por continuar “al otro lado” de esa delgada línea roja que nos parecía tan familiar y tan estable.

Alguien muy querido y muy sabio me dijo hace poco que “vivimos como si nunca fuéramos a morir …”  y parece lógico que sea así,  y que  no vivamos bloqueados por la conciencia de nuestra propia precariedad.  Pero, probablemente, también deberíamos aprender a valorar un poco más lo que sea que tengamos;  antes de que un día aparezca sin avisar esa “delgada línea roja” y nos divida la vida en dos.  Y, de pronto, nos encontremos situados en el lado en el que nunca hubiéramos pensado ni querido estar.

Jordi Foz

22 comentarios sobre “La delgada línea roja

Agrega el tuyo

  1. Comparto cuanto dices en tu post, estamos inmersos viviendo de cara a la galeria cuando deberiamos vivir en y para nosotros, disfrutando de esas pequeñas cosas que tenemos y a las que la mayoria de las veces no prestamos atención.
    Saludos

    1. Muchas gracias, Montserrat. Esa me parece que es, precisamente, la cuestión … “disfrutar de las pequeñas cosas que tenemos”.

  2. Ocurre a menudo que hay personas que tenemos la habilidad o desfortunio de vivir siempre a un lado de la delgada linea roja. Si es cierto que a veces saltamos al otro lado, pero conoczco casos en que por desgracia siempre acaban quedándose en le lado malo de esta linea roja y al revés casos que siempre están en el lado bueno. La habilidad consiste en que si alguna vez la cruzas, volver !

    1. Hola Iñaki. Estoy de acuerdo en que, la gran habilidad, es cuando “algo” nos pone en el otro lado, tener la capacidad de saber y poder volver. También creo, como tú, que hay gente que sólo sabe estar en un lado determinado … en una cuestión de actitud vital. Muchas gracias por tu seguimiento tan entrañable para todos los Vesper … y tan esperado !!!

  3. Tu reflexión me recuerdan otra película, Apocalipsis Now, inspirada en el magnifico libro de Joseph Conrad “En el corazón de las tinieblas”. Ambos Exploran el proceso que puede llevar a un ser humano a traspasar esa delgada línea roja. Nos llevan a reflexionar sobre lo fácil que es juzgar el comportamiento de otros en lugar de preguntarnos hasta donde podríamos llegar cada uno de nosotros en unas determinadas condiciones.

    1. Hola Enrique. Qué gran película Apocalipsis Now !!!! Con unas escenas imagen/música ya míticas en la historia del cine … Esta cuestión de traspasar “la delgada línea roja” me parece sencillamente apasionante. Y “la pregunta” es exactamente la que tú planteas : ¿hasta dónde podríamos llegar cada uno de nosotros en unas determinadas condiciones? ¿Somos genéticamente distintos de los habitantes de la antigua Yugoslavia que tantas veces se había puesto como ejemplo del socialismo de rostro humano? He de reconocer que esa guerra marcó para mi, en esta materia, un antes y un después. Muchas gracias por tu comentario.

  4. Pues siguiendo con películas, a mí me ha recordado a una peli que vimos ayer, “la escafandra y la mariposa”, dirigida por Julian Schnabel, en la que en un instante una persona cruza la delgada linea roja y se enfrenta al reto de encontrarle sentido… Me ha encantado el post!!!!

    Ane

    1. No he visto la película pero me impresionó muchísimo el libro que leí hace un par de años. No conocía el “locked in syndrome”, de la persona cautiva en si misma … Esa sí que es una repentina delgada línea roja y un reto inimaginable el de encontrar sentido !!!! Muchas gracias, Ane.

  5. Me encantó la película y me sorprendió cómo muchos de los mejores actores de Hollywood se pelearon por trabajar con Malick a cualquier precio y por cualquier papel.
    Lo recuerdo porque hace más de 20 años escribí un texto utilizando el título pero eso era otra historia…
    He disfrutado mucho leyendo tu viñeta, Jordi. Por mi parte, prefiero tener la capacidad y el atrevimiento de cruzar la linea de vez en cuando sobre todo cuando hablamos de la cordura y la.locura.

    1. Gracias, Oscar. Y hablando de actores famosos es curioso ver, al final de la película, una única escena en la que aparece un menos famoso George Clooney … después de haber filmado bastantes más. Al parecer, pidió – muy molesto – que se retirara … Totalmente de acuerdo en que de vez en cuando es bueno y recomendable saber cruzar la línea …

  6. Muy acertado, aunque a veces es difícil, mi intención a pesar de la Vorágine en la que nos vemos sumergidos, es disfrutar cada día como si fuese el último y no pensar mas allá, con lo que comporta que ese día si estoy en el trabajo valoro y disfruto a la gente que tengo al lado, si es en mi vida personal igual, si estoy disfrutando con amigos también pienso que hay que darlo todo porque efectivamente esa delgado línea un día llegará y yo me quiero ir en plenitud y con alegría,

    gracias Jordi.

    1. Muchas gracias a ti, David. Por su comentario, tu seguimiento … y tu ejemplo. Claro que es difícil pero tú, precisamente, lo haces : valorar lo que tenemos al lado y estar “en plenitud y con alegría” … Ya sabes eso de : “Yo no soy responsable de la cara que tengo … pero sí de la cara que pongo” !!!!

  7. David, me ha gustado esto. La principal delgada línea roja de nuestras vidas es el momento de la muerte, cuando caen todos los velos, ves la película de tu vida en un instante, ves lo que hay detrás de la línea. Algunas personas hablan del túnel con una luz intensa al final, otras hablan a la manera de los chamanes antiguos, otras hablan a la manera religiosa. Estos detalles los conocemos por las personas que estuvieron muertas unos instantes y volvieron a la vida. Por lo que, como tú bien dices, a disfrutar de cada momento. Muchas veces parecemos tontos, y no vemos más allá que nuestro yo: el gran ídolo de nuestras vidas, que no nos deja ver qué hay más allá. Y cuando el ídolo se agrieta y hace aguas, es cuando la persona se cuestiona las cosas, empieza a vislumbrar la luz que hay detrás y empieza a despertar. Pues ¡¡¡a despertarse!!!!
    Gracias, David. Gracias, Jordi.
    Juan Miguel

  8. Acertada reflexión, Jordi, y muy necesaria.
    Yo crucé la línea de la fragilidad de la vida ahora hace justo un año; de golpe te encuentras en el lado que creías nunca ibas a estar; y no fué sólo una línea la que crucé, se entremezclaron muchas (salud/enfermedad, miedo/valentía, vida/muerte, egoismo/generosidad, vulnerabilidad/seguridad…). Tienes que afrontarlo, asimilarlo y, lo más importante, intentar volver a cruzar la línea, aunque sabes que ya nunca va a ser igual.
    Lo ideal sería cruzar líneas de vez en cuando para saber que hay al otro lado, y así evitar darte un buen porrazo; en fin… de todo se aprende.
    Gracias por tu reflexión, Jordi, y por los comentarios añadidos.
    Dolors

    1. Muchas gracias a ti Dolors. Por tu comentario y por compartir tu experiencia. Sí sería fantástico el poder “cruzar líneas” para ver, para saber, para aprender … pero yo creo que como tu dices, “de todo se aprende” y, si se supera, se sale más fuerte, más sabio, más maduro. Al final, ese es el apasionante proceso de vivir ¿ no? en el que podemos ser nuestros mejores aliados … y nuestros peores enemigos.

  9. Jordi,
    Tu artículo es motivador y con una buena dosis de valores para la conciencia y la mirada sistémica. El complemento de las aportaciones de vuestros seguidores y tus comentarios ponen un broche de oro al tema.
    Tomo nota de la película para este fin de semana tan largo.
    Un abrazo, Ana.

    1. Muchas gracias, Ana. Es muy estimulante pensar que nos vais a leer personas tan estimadas y con tanto qué decir … Vosotras sí que sois un broche de oro.
      Un fuerte abrazo,

  10. Estupendo post, que da para pensar y conversar. Me sube el pensamiento de que en los tiempos que corren, que corremos, una gran masa vive en esa linea roja tan delgada, y que ese grupo de personas sólo tiene la mirada puesta en un sentido, no cayendo en la cuenta de que si se da la vuelta, existe otro, contrario y diferente, como alternativa de vida.
    Muy bueno, sí señor.
    Con tu beneplácito voy a compartirlo con otros.
    Enhorabuena.
    un saludo cordial, M.

    1. Hola M. Muchas gracias por tu generoso comentario !!! Totalmente de acuerdo en que no siempre, ni todo el mundo, está en disposición de ver que efectivamente pueden existir otras alternativas, otras miradas …A veces, como dices, el “cambio de observador” puede ser tan sencillo como “darse la vuelta” y mirar en otra dirección. Será un verdadero placer que compartas el post con otras personas.
      Un abrazo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: