Secundarios de Oscar

En Vesper nos encontramos habitualmente con organizaciones que toman consciencia de la necesidad de avanzar en competencias como comunicación, trabajo en equipo, escucha, liderazgo,… pero deciden desplegarlas y ponerlas en marcha “para sus personas“. Como comentábamos en otra Viñeta, estamos convencidos de que es una condición necesaria pero no suficiente porque la transformación y la clave del éxito en una empresa radica en la implicación en el proceso del primer nivel directivo.

Además, ¿qué narices es eso de “sus personas“? ¿Habéis estado últimamente en alguna charla o conferencia sobre innovación o cambio organizacional en la que no se utilice compulsivamente la palabra PERSONAS?

La creatividad está en las personas, el cambio por y para las personas, la participación de las personas, lo importante son las personas,…pero ¿de verdad nos creemos que, las personas, son gilipollas? Nos quedamos encantados de conocernos con estos discursos que ni llegan ni tienen ningún impacto en esos actores y actrices de reparto que son protagonistas principales del día a día de la empresa. Y con lo de reparto me refiero más bien a las tareas porque “de lo otro” cada vez queda menos y en menos manos.

La clave no está en las palabras sino en la coherencia de éstas con lo que hacemos y, las “personas” que nos rodean,…se dan cuenta y actúan en consecuencia.

Y hablando de actuación y de “secundarios”, no os perdáis al viejo tullido Stumpy, Walter Brennan en un corte de Río Bravo. Dean Martin y John Wayne, excelentes también, no hubieran podido salir vivos de allí sin él.

Oscar Garro

4 comentarios sobre “Secundarios de Oscar

Agrega el tuyo

  1. Hola Stumpy:
    Cómo te entiendo… Algo de cine si sé pero en lo que soy un verdadero especialista es en el papel de los secundarios.
    Estoy de acuerdo con lo planteado en el post pero hay dos detalles que te hacen diferente a mí… Os hacen diferentes a los secundarios del cine y a los de las compañías de la vida real. En primer lugar siempre salís en los créditos de la “peli”, aunque sea en los del final, aquellos que solamente se leen los aficionados recalcitrantes e irreductibles al 7º arte. Y en segundo lugar tenéis vuestra propia categoría en los premios “oscar”. De una u otra forma en algún momento se os reconoce la valía del trabajo que realizáis.
    En el caso del mundo real… no hay oscars ni créditos para los secundarios… casi nunca, a parte de una palmadita en la espalda medio encubierta en un café de máquina, hay nada parecido. Es muy difícil seguir dando el cayo en la sombra sin más contrapartida de la satisfacción personal del trabajo bien hecho… sobre todo cuando nuestra labor descansa en ese otro organigrama… aquél paralelo al “oficial” y que hace que las cosas funcionen día a día. Qué los secundarios también somos personas y tenemos nuestro corazoncito!!!!!
    Cómo te entiendo y cómo te envidio… ojalá llegue el momento en el que los secundarios del mundo real también tengamos una reseña, aunque sea diminuta, en la “wiki” de nuestra compañía.
    salu2

  2. Pues sí, Walter se hizo un hueco en la gloria; en realidad 3 porque, además de aparecer en los créditos, obtuvo 3 Oscar (“alguno” más que sus compañeros en Río Bravo).

    Comparto contigo que lo tienen más difícil esos otros secundarios que, en muchas ocasiones, son los responsables de que “las cosas pasen”.

    Aunque hablar sobre ello no es suficiente puede ser un primer paso.

    Un saludo

    Oscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: