Ser o estar siendo…

… he ahí la cuestión. La cuestión de las “etiquetas” que nos ponemos a nosotros mismos y que ponemos a otros. Hablamos de ellas porque en muchas ocasiones nos inmovilizan, nos atrapan, nos piensan y nos limitan las posibilidades de acción. Hay que decir que también nos sirven de refugio para no hacer esfuerzos por superarnos.

No es lo mismo decir “soy” que decir “estoy siendo”. No es lo mismo. Cuando declaramos soy torpe en esto, soy impuntual, soy optimista, soy un soñador, soy el mejor,… nos invitamos a quedarnos ahí, a asumir sin discusión esa condición que parece inamovible, nos vestimos con esa etiqueta para siempre.  Cuando declaramos estoy siendo torpe en esto, estoy siendo impuntual, estoy siendo optimista, estoy siendo un soñador, estoy siendo el mejor,… nos definimos en un momento y en un contexto. Nos abrimos por tanto a la posibilidad de cambiarnos, de matizarnos, de flexibilizarnos. Por supuesto, si nos da la gana.

Hace un tiempo, mi hijo Mikel que ese día se había resistido a compartir parte de su bolsa de golosinas, me preguntó: “ama ¿yo soy egoista?”. Como yo ya había aprendido la distinción pude contestarle conscientemente: “No laztana, no eres egoista, tu comportamiento de hoy con las chuches, ha sido egoista,  pero otro día puedes elegir compartirlas y ese día estarás siendo más generoso”.   Me sonrió reconfortado,  porque le abrí la posibilidad de elegir un comportamiento diferente y eso le quitó probablemente  parte de la culpabilidad que sentía. Aunque ahora que lo pienso, también le quité la excusa perfecta para seguir quedándose con todas las gominolas, la magnífica justificación de “es que yo soy así”.

Ane Aguirre

8 comentarios sobre “Ser o estar siendo…

Agrega el tuyo

  1. Muy bonito ejemplo, Ane, para explicar ese matiz del lenguaje, que nos abre a la posibilidad de decidir cambiar. Me pregunto si será posible hacer esa relevante distinción en lenguas que no tienen la distinción entre SER y ESTAR….
    ara

  2. Muy buena distinción, Ane. Muy clara y muy bien explicada. En cuanto a Mikel, estoy seguro de que tiene recursos “sobrados” para obrar como crea que deba hacerlo o le apetezca en cada momento. Las excusas ya se las buscará él …
    Jordi

  3. Qué importante es también saber que cuando alguien habla sobre lo que hacemos no nos están juzgando como personas y sólo se refieren a nuestros actos.
    Mi duda con tu post es ¿qué pasa con los que hemos estado siendo cosas que no queremos durante 43 años? Tendré que trabajarlo.
    Víctor.

  4. Me ha gustado mucho vuestro post de hoy. Me resulta un concepto muy liberador. Ane, aprendí de tí esta distinción en un seminario de coaching en la Uni, hace dos años y desde aquel momento he tratado de ponerlo en práctica. Hoy de nuevo lo he recordado. Por cierto, vuestro bizcocho de ayer “está siendo” maravilloso. Muchas gracias.
    Leyre

  5. Grande vuestro post de hoy Vesperianos !! qué verdad !!
    lo asocio a eso que también alguien con criterio decía que “somos el cuento que nos contamos” … y qué buena energía se siente cuando empezamos a quitarnos Pepitos Grillos de estos … Buen fin de semana ! un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: