Elefantes multicolor

No dudo que Steve Jobs tendría sombras y claros. Como todos.

No obstante, ver que tuvieron que suspender temporalmente la cotización de las acciones de Apple cuando se conoció su fallecimiento, que las presentaciones de nuevos productos no son lo mismo sin él y que, incluso, hay muchos que creen que a Apple le va a costar mucho mantenerse a la vanguardia  de la innovación, me reconforta en parte, aunque no debiera.

Y me reconforta porque, a pesar de que era “crónica de una muerte anunciada” y que, por tanto, se habrán dado todos los pasos posibles para amortiguarla (cómo era lo de convertir conocimiento tácito en explícito, compartir conocimiento tácito, procedimentar la innovación, “contagiar” – ¡cómo si se pudiera!- la creatividad), se demuestra que todavía hay personas únicas e insustituibles. Desgraciadamente, pocas.

Y es increíble que aún queden algunas cuando, como decía Ane, el sistema educativo no es que ayude precisamente y, aunque se habla mucho de innovación, las máximas, en una gran parte de empresas y organizaciones, son normalizar, procedimientar, industrializar, estandarizar… Desde la forma de vestir hasta los entresijos de la gestión. Recetas estándar, para organizaciones estándar con personas estándar.

A mis hijos, cuando eran pequeños, les encantaba un libro de Elmer (de David McKee), un elefante multicolor que sufría lo indecible por no ser uniformemente gris, como los demás. Color elefante, como siempre se ha sabido que tenía que ser un elefante.

A medida que vayan creciendo, no sé cómo se las van a arreglar para ejercitar la moraleja que tanto les enfatizamos utilizando a Elmer como pretexto. Cuando colegio, padres, amigos y -ellos aún no lo saben- empresas y organizaciones, presionen para que sean uniforme y aburridamente grises. Para que no destaquen. Para que sean iguales al resto. Para que pasen desapercibidos. Para que sigan las normas. Para que no cuestionen. Para que se mantengan dentro del estándar, un lugar cómodo y seguro.

Por eso me parece meritorio que todavía pueda haber personas únicas e insustituibles, singulares e imprecindibles. Debe ser que, con la edad, cada vez me cuesta más que no se me trasparenten los colores…

Marta Ozcariz

5 comentarios sobre “Elefantes multicolor

Agrega el tuyo

  1. Qué interesante lo que dices Marta… Ha sido y ¿sigue siendo? tal como lo describes… Cuando en una ocasión, a mi nieto Ander en su reciente adolescencia le hice un comentario sobre sus zapatillas (no de mi agrado y por lo tanto un tanto “despectivo”) me contestó “amama, ¿qué quieres? ¿que sea distinto de mis amigos?” y le respondí “no hijo no, tienes razón” ¿hice bien o no? es mi pregunta. Pero es más cuando un grupo de amigas (de mi edad) van en su mayoría vestidas de negro, gris, beige, marrón y a ti ese día te ha dado por ponerte una prenda de color turquesa, te sientes como el elefante multicolor…

  2. Marta, me parece una buena reflexión con la que estoy totalmente de acuerdo. Cada vez que se pone en duda el criterio independiente, el valor de la asertividad, el coraje para ser distinto, en realidad estamos ante un freno al crecimiento y proyección del ser humano. Por eso, los ejemplos como Jobs, Lenon o Einstein, deben ser un referente del “piensa diferente”.
    Mayte González-Gil

  3. Hola jóvenes:
    Manolo Santana en los 60, Manuel Orantes y José Higueras a caballo de los 80 y 90… fueron grandes jugadores de tenis que salieron por generación espontánea, hechos a sí mismos sin más apoyo que su talento y sus familias… 3 en 40 años… Este año 14 jugadores entre los 100 primeros. Dos de los cuales, Nadal y Ferrer están entre los 10 mejores. 4 copas Davis y nº1 en el ranking de la misma… ¿Qué ha pasado? ¿Cuál es el motivo del cambio? El misterio radica en la existencia de centros como el CAR de Sant Cugat del Vallès. Centros bien engrasados que permiten la “fabricación” casi en serie de deportistas de alto nivel. El tenis ha pasado de la “artesanía” de los 60 a la “industrialización” de ahora. Es cierto que se pierde algo de “frescura” ya que casi todos, aunque con sus peculiaridades, juegan parecido… pero todo tiene un peaje.
    Desgraciadamente no hay CAR alguno para la población de infantería. Sí disponemos un sistema que en lugar de generar personas creativas, dinámicas, innovadoras, flexibles… lo que genera es funcionarios-en-potencia en serie que solamente juegan al fútbol… También es cierto que los cambios de semejante calado requieren tiempo, constancia y paciencia. Si hoy se cambiara de golpe nuestro sistema educativo y se convirtiera en un gigantesco CAR, tardaríamos no menos de 15 o 20 años en obtener resultados… y mientras tanto? Mientras adquirimos esa “habilidad” de la que Ane nos hablaba la semana pasada? Hasta entonces nuestra mejor arma es la motivación… Alguien al que casi todos y todas conocemos nos lo explica muy bien…
    http://joaquincaparros.com/ver-noticia.php?id=159
    salu2

  4. Me parece excelente tu post, Marta. Estoy viviendo en directo el problema de la estandarización en la educación. En un número de Monocle http://www.monocle.com/ se referían al mérito de un emprendedor, que con su iniciativa (ofrecer una beca para mentes creativas dispuestas a asumir el reto de “saltarse” la universidad), se suma a al creciente número de voces …”occidentales que ven lo inútil de juzgar la calidad educativa de un sistema por el número de estudiantes que van a la universidad”.

    Araceli

  5. Es que además, la excesiva estandarización quita valor social a “la diversidad” como fuente de productividad. Y después tenemos que estar repintándonos los colores que durante el proceso educativo se han esmerado en borrarnos… Queremos ser iguales para ser aceptados en lugar de aprender a aceptarnos siendo diferentes…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: