Causalidades y casualidades

Después de 3 noches en Puja Guest House comprendimos que era preferible un geko insecticida a una cucaracha king size que nos desafiaba desde el fondo de la habitación.
Paseando por las calles de Varanasi nos hablaron de otro alojamiento que estaba muy bien y que estaba regentado por una española. La oferta era tentadora y allí fuimos. Con el Ganges de testigo nos dirigimos a Ganpati Guest House, un oasis de tranquilidad rodeado de un caos que nos acompañó durante todo el viaje.
Meses antes le contábamos a nuestra amiga Arrate que nos íbamos a India y ella nos hablaba de la hermana de una amiga que se había casado con un indio y que vivía en Andalucía medio año y el resto…en India! Un país de 1.200 millones de personas…
Pues sí. Alicia (Parvati en India) era la dueña de Ganpati y la encontramos de casualidad en Varanasi. Pasamos unos días estupendos junto a su marido Chicu y su hijo, el pequeño Shivan.
Hace unos días conocimos el naufragio del Costa Concordia y todavía alucinamos con Francesco Schettino, un personaje digno de una commedia all’italiana si no fuera por el trágico final de varios pasajeros. Al menos la mayoría lo pueden contar. Y, entre ellos, sí, los que estáis pensando: Parvati, Shivan y Chicu. Estaban en el crucero y consiguieron salir sanos y salvos.
Creo en las casualidades, en la sincronicidad y en la serendipia pero apuesto sin dudar por la causalidad. Claro que estamos expuestos a muchas circunstancias que no dependen de nosotros pero estoy convencido que nuestro futuro depende de nuestras decisiones y de nuestra capacidad de elegir. Gracias a ellas podremos volver a ese patio andaluz en el centro de Varanasi y disfrutar de la compañía de Alicia y su familia.
 Oscar Garro

7 comentarios sobre “Causalidades y casualidades

Agrega el tuyo

  1. Se me ha puesto la carne de gallina cuando he leído la viñeta de hoy. Ya me pareció increíble la casualidad de haber encontrado a Alicia en aquel caos de la India la primera vez… A veces, las casualidades, parecen “cosa de brujas”. Increíble la historia.

  2. Wow!!! Increible y ¿qué piensan Alicia y familia de esta viviencia? ¿Qué decisiones tomaron? ¿Qué lectura hacen? Tal vez los eventos se conviertan en casualidades cuando vemos que aportan algo que no esperábamos y a la vez cierto retorno…

    1. Son una familia estupenda y seguro que sacan una lectura positiva de la experiencia. Ya os contaremos si tenemos la oportunidad de volver a verles. Parece complicado pero, si ponemos una dosis de causalidad (nos encantaría volver a Varanasi) y otras de casualidad…

  3. “Serendipia” palabra nueva para mi, pero sí, serendipia que os encontráseis con ellos en India y serendipia que hayan sido ellos mismos los que han padecido la catástrofe del crucero, con buena suerte si. Nos alegramos por ellos y lo sentimos por los que no han sido tan afortunados.

  4. Seguramente existe la casualidad, pero tampoco viene a buscarte a casa … Quiero decir que hay que salir a su encuentro, no dejar de moverte para “mover el aire” y crear vida y casualidades. Si Ane y Oscar no hubieran decidido ir a la India, comentarlo con Arrate, cambiarse de “hotel”, etc, etc, … hoy, Parvati, Shivan y Chicu, serían unos nombres tan anónimos como los de cualquiera de los otros cuatro mil pasajeros del Costa Concordia!.
    Dicho lo cual … “pedazo de casualidad” !!! Con lo grande que es el mundo !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: