Ya adelantó Óscar en su último post del año pasado que el último viernes de cada mes escribiríamos una Viñeta utilizando el cine como “excusa” para hablar sobre algún tema y me han concedido el honor de inaugurar esta nueva sección.

Reconozco no tener una única película favorita y sí muchas dependiendo de lo que vaya a buscar (guión, fotografía, banda sonora, dirección, interpretación, argumento …) pero en todas tiene que haber dos cosas importantes: que me remueva alguna emoción y que me sorprenda.

Existen multitud de títulos entre mis films favoritos de los que poder extraer enseñanzas pero me he decantado por “Sospechosos habituales” de Bryan Singer, ganadora de dos Óscar al mejor guión original y actor secundario (Kevin Spacey). Sin llegar a ser una obra maestra, consigue atrapar con su enredada trama, magníficamente interpretada, y rematar el metraje con un sorprendente final, que no desvelaré para los que aun no la hayan visto.

Cuando fui conociendo el coaching, recurrentemente me venía esta película a la cabeza porque me parecía que incluía el trabajable enfoque inicial de las sesiones y la solución.

El título (literalmente traducido, cosa poco común) hace referencia a en quién se piensa cuando se comete un delito. Siempre vienen a la cabeza los mismos. En las sesiones, los primeros culpables de los males que afectan nuestros coachees suelen ser el jefe, el padre, la pareja, la crisis, el trabajo, el entrenador, los árbitros, la familia … tendemos a eludir nuestra responsabilidad sobre lo que nos está pasando en vez de pensar ¿qué depende de mí para acercarme a mi situación ideal?

La solución suele estar más cerca de lo que creemos como pasa en el giro definitivo de la película que se produce en el minuto 95 precedido de la frase : “Sí, pero todo tiene un sistema Dave, si lo miras de cerca no tiene sentido, tienes que darle cierta perspectiva”. Eso es lo habitual, nos cuesta ver lo evidente, algo que suele estar ahí enfrente de nosotros, un punto ciego que el coach, en su labor de espejo, consigue hacer visible. La primera vez que lo sentí como coachee cambió mi forma de ver el mundo.

¡Qué grande es el cine!

Víctor García Asensio

Anuncios