La perspectiva y la experiencia

En los últimos días he vuelto a releer una de mis obras preferidas : “El mundo de ayer. Memorias de un europeo” de Stefan Zweig.  Me resulta especialmente interesante, casi conmovedor, el primer capítulo que, de manera muy gráfica, titula : “El mundo de la seguridad”.

Zweig describe magistralmente “la época en la que crecí y me crié”, como “la edad de oro de la seguridad”, (¿?) en la que todo era estable, predecible, garantizado … “todo el mundo sabía cuánto tenía o cuánto le correspondía, qué le estaba permitido y qué prohibido” …  Es en definitiva el retrato de toda una época; de un mundo tranquilo, pacífico, seguro,  previsible, en el cual “nadie creía en las guerras, las revoluciones ni las subversiones. Todo lo radical y violento parecía imposible en aquella era de la razón”.   Y la cuestión es que estamos hablando del período justamente anterior a “La Gran Guerra”, la que luego, lamentablemente, hubo que numerar como la Primera Guerra Mundial; una de las más espantosas masacres de la humanidad.

Y la reflexión que me sugiere es que ni a mi, ni probablemente a muchas otras personas, nunca se nos hubiera ocurrido definir aquellos tiempos (más o menos entre 1870 y 1914) como una época precisamente  de seguridad y confianza.  Pero Zweig – desde “allí” – sí lo hace, y lo hace con mucha rotundidad y con ejemplos muy concretos.

Así que llego a la conclusión de que debe de ser una cuestión de perspectiva.  La que la RAE define como : “Visión, considerada en principio más ajustada a la realidad, que viene favorecida por la observación ya distante, espacial o temporalmente de cualquier hecho o fenómeno” …  Y pienso, entonces, que cuántas cosas que vivimos y que sentimos en nuestra vida son también una cuestión de perspectiva; de observar con una cierta distancia, espacial o temporal …  Y me parece que a la perspectiva le sucede  lo mismo que a la experiencia : que  acostumbramos a tenerla  cuando ya no nos hace tanta falta …

Y es justamente por eso que en Vesper nos gusta compartir nuestra experiencia,  y acompañar a nuestros amigos en el apasionante proceso de  cuestionar y ampliar sus formas de mirar y sus perspectivas.

Jordi Foz

Anuncios

8 comentarios sobre “La perspectiva y la experiencia

Agrega el tuyo

  1. Jordi, me ha encantado la reflexión y me parece muy adecuada precisamente en estos días en los que parece haber calado a nivel general una visión pesimista, a veces rayando en apocalíptica del futuro… tu pincelada de perspectiva viene al caso totalmente. Un beso.

    1. Muchas gracias, Nerea. Justo ahora mismo venía en coche desde el Aeropuerto, escuchando las noticias en la radio … ¿? Y he tenido que hacer un auténtico ejercicio de “perspectiva” para no dejarme arrastrar por esa visión apocalíptica que tan bien defines. El pesimismo parece extenderse como una mancha de aceite y no voy a meterme en el jardín de valorar si está o no justificado. Lo que me parece evidente es que con la “perspectiva” de muchos millones de habitantes de este planeta, nuestro mundo es aún extremadamente privilegiado y que existen “infelicidades” y actitudes de queja permanente que casi parecen obscenas. Un beso !!!
      Jordi

  2. ¡Maravilloso Stefan Zweig! he leído algunas de sus obras y ninguna te deja indiferente, hoy mismo voy a comprarme la que tú mencionas.
    En cuanto a lo de la perspectiva, me parece acertadísima tu opinión, y muy necesaria.
    Genial la frase: ” Y me parece que a la perspectiva le sucede lo mismo que a la experiencia : que acostumbramos a tenerla cuando ya no nos hace tanta falta … ”
    Una abraçada,
    Dolors

    1. Hola Dolors ¡ Estoy seguro de que te encantará. Es una gran obra para leer y releer con calma, saboreándola y pensándola … Muchas gracias por tu comentario i una forta abraçada,
      Jordi

  3. Jordi, coincidimos en considerarla una gran obra. Tu reflexión me abre un camino para profundizar en cómo está penetrando en nuestra mente la actual crisis. La releo. Gracias y besos

    Isabel

    1. Hola Isabel !! Desde mi “perspectiva” 😉 … la sensación de crisis es ahora mismo omnipresente, aparece y “se cuela” por todos los canales y a todas horas. Hace unos días hablaba con una periodista de informativos de televisión y su reflexión – crítica – era sobre qué responsabilidad estaban teniendo “ellos” por ser tan mono tema y estar “inflando el globo” permanentemente …
      Acostumbro a releer de vez en cuando capítulos sueltos … y siempre encuentro cosas nuevas!
      Muchas gracias por tu comentario y un beso

  4. Hace ya bastante tiempo que leí la obra que citas de Zweig. Me resultó muy interesante. Muchas veces he recordado, y sobre todo en estos momentos que atravesamos, el comienzo de su narración, que la describe, como él sabía hacerlo, de una forma clara, precisa, legible….. y coincidente con nuestra forma de vida por lo menos hasta estos momentos. Confiemos en que las cosas transcurran mejor de lo cuenta en sus “memorias”

    1. Los trocitos que cito son, precisamente, del principio del libro. Desde el mismo prefacio define esa situación de estabilidad y seguridad que es ya inimaginable para nuestros hijos … Ojalá que, como dices, las cosas vayan mejor que entonces. Aunque a veces parezca difícil, creo que siempre hay que mantener un margen de confianza y de esperanza. Muchas gracias por tu comentario, Luisa, y un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: