Natillas con cuchillo y tenedor

Parece difícil…

Pues es lo que intentamos hacer cuando planteamos estrategias de creatividad e innovación, y nos empeñamos en que funcionen dentro de modelos mentales, estructuras organizativas, procesos de trabajo y sistemas de medición que están diseñadas para explotar y gestionar el negocio actual.

Nuestro amigo Alfons Cornella lo explica muy bien en el artículo “La dialéctica explotar/explorar” en el que habla de la complejidad de manejar estos dos extremos necesarios para asegurar el presente y el futuro de la empresa.

El objetivo de transformar las empresas para que sean más innovadoras, requiere dar una vuelta al concepto productividad y a la manera de entender el trabajo. Y también requiere de nuevas maneras de practicar el liderazgo. ¿Vemos acaso posible que en empresas en las que el ordeno y mando es la forma única de gestión, fluyan las ideas y la participación creativa de las personas?

La metáfora me la regaló Juanjo Goñi en una de nuestras conversaciones sobre cómo ir venciendo las barreras que la forma de pensar la empresa heredada de la era industrial, nos impone a la hora de innovar y de ser creativos. “Ane, no le demos más vueltas, es como intentar comer natillas con cuchillo y tenedor, ¿a que suena imposible?”.

Ane Agirre

3 comentarios sobre “Natillas con cuchillo y tenedor

Agrega el tuyo

  1. Comer se comen pero…qué complicado y cuánto desperdicio!
    Ya llevamos varios proyectos de este tipo y, aún poniendo el foco en las claves de liderazgo necesarias, nos encontramos con dificultades para “cambiar el chip”.

    Otras metáforas que me gustan son “o estamos a setas o estamos a rolex” y “jugamos a manzanas o a navajas” (de la pelicula “Las normas de la casa de la sidra”). Ambas posibilidades son buenas…pero no juntas y revueltas.

    Óscar

  2. Qué interesante reflexión, Ane …!!! Reconozco que me “obsesiona” (y apasiona) la persistencia en reproducir, en general, modelos de “liderazgo” (entre muchas comillas lo de liderazgo) que se han demostrado obsoletos, insostenibles, inhumanos, absurdos y cortoplacistas. Hubo un tiempo en que llegué a pensar que el progreso (también en materia de liderazgo) era una especie de línea continúa de mejora que podía cambiar de ritmo pero no de dirección … Hoy creo que estaba equivocado y algo tan evidentemente tóxico como el mal liderazgo (el que gráficamente defines como “ordeno y mando”)reaparece siempre y se reproduce con nuevas fuerzas en cuanto nos descuidamos … Y, es evidente, que no funciona en el medio y largo plazo, que no transforma, que no compromete y que no es consistente … Es evidente, como dices, que no deja que “fluyan las ideas y la participación creativa de las personas” … precisamente, cuando son más necesarias. El corto plazo, a cualquier precio, parece imponer su ley muchas veces. Pero no podemos claudicar y, absolutamente, estoy con Alfons cuando dice que “la innovación es una pasión” (también en liderazgo).
    Gracias por hacernos pensar siempre en cosas interesantes.

  3. Gracias por vuestros comments, socios. En eso estamos ¿no?, en la búsqueda de maneras de aprender a utilizar los cubiertos necesarios para dar la vuelta a la cultura empresarial para convertirla en más ágil e innovadora. Parece que sin desarrollar ese músculo las posibilidades de competir van a estar complicadas. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: