Hasta cuándo

Las “duchas” de Dachau

Todos los días leemos la prensa y nos enteramos de nuevos recortes y de situaciones que lamentablemente están viviendo miles de personas que hace muy poco nos parecían imposibles.  Además, en muchas ocasiones, nos preguntamos si las medidas que están tomando siempre afectan a los mismos y dejan escaparse “de rositas” a los monstruos causantes de esta crisis.

Sin embargo, no nos movemos e inevitablemente me pregunto, ¿Qué nos haría dar un paso adelante? ¿Qué necesitamos para decir “Basta ya”? La respuesta no es fácil pero las excusas abundan: el miedo, la comparación con los otros (“están peor…”), la verguenza a que nos identifiquen con movimientos “revolucionarios”,…Y mientras tanto, soportándolo estóicamente y esperando la siguiente sorpresa.

La activista y pensadora, Susan George, lo sintetiza de manera rotunda en el titular de una entrevista: “Los españoles (y los griegos) son ratas de laboratorio: a ver cuánto castigo toleran sin rebelarse“.

El mes pasado tuve un pensamiento parecido en la impactante visita que hice al campo de concentración de Dachau, localidad cercana a Munich. Desde su creación en 1.933 y durante 12 años, albergó a más de 200.000 “trabajadores” que soportaron unas condiciones infrahumanas provocando casi 50.000 muertos (más de 41.000 asesinados y el resto fallecidos por enfermedades).

Algunas comparaciones son odiosas y esta más pero, mientras paseaba en silencio entre los barracones, pensaba en las 30.000 personas que convivían al mismo tiempo en un campo diseñado para 6.000…¿A qué esperaban para rebelarse?

¿A qué esperamos nosotros?

Oscar Garro

7 comentarios sobre “Hasta cuándo

Agrega el tuyo

  1. Muchos se rebelaron, algunos trabajaron y se organizaron para dar sentido al infierno quie estaban viviendo, sin olvidar que el instinto de supervivencia, ese que suele ir acompañado de un egoísmo taln que nos avergüenza tremendamente una vez pasada la situación pero que en el momento nos salvó de la única manera que supimos ver.

    Aprovechando el paralelismo que has hecho (con el que estoy de acuerdo aunque nos de reparo) quiero mencionar el documental “Más allá de la alambrada”

    y recordar a Mariano Constante que recordaba con todo detalle como se organizó la resistencia en el campo y “para qué”

    Con respecto a la situación actual no me considero con criterio y conocimiento para proponer líneas de trabajo, sí veo ciertos indicios desde hace dos años que se van confirmando y que van aumentando mi inquietud

    – El norte y el sur siguen existiendo
    – El modelo de asistencia basado en la beneficiencia decimonónica vuelve para instalarse por mucho timepo (nos va a afectar a la mayoría)
    – El sur proveerá de mano de obra cualificada al norte y así el norte evitará los conflictos sociales de los últimos años. Mano de obra europea, cualificada y con ganas de encontrar trabajo.
    – Dentro de 10 años no tendremos manera de sustentar la seguridad social porque estamos abriendo las puertas a que nuestros jóvenes emigren
    – Crece el riesgo de que un “imbecil” populista aproveche la situación.

    Sinceramente creo que nos conviene mirar bien qué objetivos enarbolamos y con qué nos comprometemos

    1. Gracias por el comentario y por los vídeos.

      Efectivamente, algunos reaccionaron e intentaron rebelarse y dar sentido a su inevitable??? estancia en los campos (un ejemplo inspirador lo tenemos en “El hombre en busca de sentido” de Viktor Frankl) y otros lo están haciendo en la situación actual.

      La cuestión que me inquieta es cuándo y cuál es el detonante de esa “desobediencia” y, como escribía nuestra amiga Nerea en nuestra fanpage en facebook, la relación con la responsabilidad individual y colectiva.

      Un beso

      Oscar

      1. Oscar, estoy de acuerdo con ese punto de vista que planteas. Sigo reflexionando sobre ello. Esta conversación que has abierto desde vuestro blog de alguna manera me está acompañando en diferentes foros ¿Cuál es el camino para intervenir? o simplemente ¿dónde está el camino? Por mi situación personal desde hace un año cuento que estoy en la niebla, y ¿es ahí dónde debemos seguir?
        Ayer una persona me decía que solo se ocupa de lo que puede hacer en su microentorno y se olvida del ámbito que le queda más lejano, leáse decisiones políticas, financieras, etc…porque ahí considera no puede hacer nada. Yo no tengo tan claro que esto sea adecuado y si es así.

        Primero ¿revisamos nuestros juicios de lo que está o no en mi ámbito de influencia?
        Segundo, si decimos que necesitamos una visión, no porque sea posible sino porque nos orienta, nos da foco, tira de nosotros ¿cuál es la visión de nuestra sociedad? ¿Qué tipo de sociedad queremos ser?

        No sé Oscar, soy consciente como te dije de que me falta criterio y conocimiento pero Constante, Francesc Boix, etc.. tenía una orientación.

        Es verdad qué reflexionar sobre cuánto podemos aguantar nos puede sorprender, mi madre me decía la paciencia es infinita, si es así, tal vez no se trata de saber el límte sino de decisiones y ¡ojo a las medidas populistas que solo pueden generar intolerancia! Creo

        Un beso Oscar y gracias por encender chispas para la reflexión

  2. ¿Quién espera a qué?
    En el País Vasco en la década de los 80, en plena reestructuración industrial y sectorial, llegamos a tasas de desempleo superiores al 30%.
    La pregunta que se hacían algunas personas en el Gobierno Vasco era la misma que la que se hacían algunos dirigentes de ETA. ¿Hasta cuándo la sociedad podrá soportar esta situación?.
    Obviamente, unos pensaban en cómo salir de la crisis y otros cómo aprovechar la situación prerrevolucionaria para dar un salto cualitativo en su lucha.
    En aquel momento la sociedad optó por no sumarse a la rebelión. Quizá el miedo pudo más que las alternativas que se presentaban. Quizá en el recuerdo estaban presentes épocas peores y comparativamente, a pesar de todo, estábamos mejor… Quizá.
    Siento que hoy estamos ante la oportunidad de unir voluntades y construir una sociedad más justa. Cada cual desde su punto de vista, lugar y en su área de influencia.
    ¡No esperamos, estamos haciendo ya!

    1. Como le comentaba a Carmen, comparto que ya existen (y existieron) muchas personas que, individual y colectivamente, están “reaccionando” y estoy totalmente de acuerdo en que tenemos una excelente oportunidad para unir voluntades; hemos demostrado y demostraremos que podemos salir adelante.

      La inquietud me surgía cuando analizo ciertas situaciones que, como “lluvia fina”, nos están afectando y que colectivamente nos acostumbramos a “soportar”. En esas ocasiones, ¿cuándo reaccionamos? ¿Cuál es el momento en el que alguien se “rebela”, hace algo distinto y los demás le siguen?

      La palabra “rebelíón” suena fuerte y, si nos atenemos a su significado según la RAE, solamente la podría justificar en casos muy extremos en los que se atenta contra los derechos humanos.

      Gracias por el comentario José Ramón.

      Oscar

  3. ¡ Qué reflexión más certera y difícil a la vez ! Pones encima de la mesa tantas ideas complementarias y contradictorias a la vez…Me ocupo de “mi area de influencia”, ¿es realmente ésa mi área de influencia?; el miedo a significarse; el egoísmo; el cambio es posible….Una muestra de ello en nuestra actualidad son los grupos en defensa de familias deshauciadas. Gracias a ellos ( no sólo, pero sí con su acción…) el gobierno se plantea cambiar la normativa actual que deja a familias sin hogar y sin haber saldado sus deudas.

    Y este ejemplo me sirve para continuar con tu pregunta:¿Cúando reaccionamos? ¿Cúal es el momento en el que alguien reacciona y hace algo distinto ?. Díficil pregunta para una incómoda respuesta.

    Un abrazo, Teresa.

    1. Gracias Teresa.
      A veces un primer paso es hacer(se) preguntas, incomodar con las respuestas y…reaccionar.
      El ejemplo que pones me parece muy adecuado y demuestra que podemos hacer algo. Ojalá alguna Entidad Financiera (que pueda…) coja el testigo y tome algunas decisiones (dación en pago???) que demuestren que no todas son iguales.
      Un beso
      Oscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: