Duele

OPCC_01_AMOUR_8.14_Layout 1Me gustan las películas que, semanas después de haberlas visto, aún sigo rumiando…

Amour de Michael Heneke, duele, y duele mucho. Un dolor lacerante que nos “toca la moral” y nunca mejor dicho. Una película angustiosa porque aterradoramente real y cotidiana es la historia que nos muestra. Pegados en nuestras butacas, Haneke nos va provocando un desasosiego en el cuerpo y en el alma que consigue hacernos conscientes, de una manera brutal, de la alta probabilidad que existe de que en algún momento de nuestras vidas representemos el mismo papel que cualquiera de sus protagonistas. Haneke traduce este efecto-espejo de manera magistral en su primera escena.

“Amour” es una película extremadamente bella y violenta a la vez. Una belleza que se transmite en la elegancia de cada uno de los gestos y palabras de sus protagonistas; en la hermosa casa, que como tercera protagonista respira en cada una de sus estancias, la memoria vital de sus habitantes; en la música clásica que sustenta parte del guión y que los espectadores escuchamos a la vez que los personajes evitando así su director manipulaciones innecesarias; en la enorme historia de amor, y  en la conmovedora imagen del “baile a dos” de entrega y acogida en cada intento de mover las piernas….

Pero no nos confundamos, porque bajo el apacible título de “Amour” se esconde una aterradora historia que pone rostro y mirada a la enfermedad, al grito de dolor, a la desolación, a la impotencia, a la indignidad, a la soledad, a la descomposición y al maltrato, pero sobre todo, a la dependencia absoluta de otros y a la imposibilidad de elegir… y esto nos aterra, nos remueve e incomoda en nuestras butacas, porque está ahí y nos va a tocar.

En la distancia de los días que han pasado desde que la ví, me sugiere dos retos: el primero, de carácter más social-colectivo, que me hace recordar a Fries (1) y pensar en futuras políticas de salud más centradas en la investigación de las enfermedades crónicas que en las agudas, en la morbilidad más que en la mortalidad y en la calidad de vida más que en la duración de la misma.

Y en segundo lugar, un compromiso individual, que no es otro que el de hacerme responsable de mi propio envejecimiento, y empezar a planificarlo y trabajarlo desde este mismo instante. Un “testamento vital”, en el que manifestar mi voluntad sobre la manera como quiero ser tratada en caso de encontrarme en un estado que me impida expresarme por mi misma. En definitiva, quiero ser protagonista de mi propia película hasta el final.

Beatriz Gazquez, Directora de proyectos de Innovación Socio-Cultural

P.D.: Mi voto indudable a Emmanuelle Riva, como mejor actriz en la próxima edición de los Oscar

(1) James F. Fries: Aging, natural death and the compression of morbidity.

Anuncios

6 comentarios sobre “Duele

Agrega el tuyo

  1. Haneke. En cuanto leí que era el Director de la película, me ocurrió lo de siempre: una mezcla de impaciencia por ir a verla con resistencia por la experiencia que iba (voy) a vivir.
    Si le añado la temática, más cocktail emocional si cabe.
    Gracias por la Viñeta. Has conseguido darme el último empujón para ir al cine y ponerme las pilas en forma de compromiso individual.
    Oscar

  2. Ya tenía interés en ver la película pero ahora, conociendo tu opinión, se acrecienta ese interés. Muy importantes los dos retos que apuntas. El primero no está directamente en nuestras manos. En cuanto a hacernos responsables de nuestra vida a más corto o más largo plazo, hay que tomárselo en serio. Aquí mismo donde estoy sentada enfrente del ordenador, a mi derecha tengo un sobre desde hace unos diez días con un documento que orienta cómo se puede hacer un testamento vital. Estoy en ello y lo que dices hará que me lo tome más en serio y que le dedique un tiempo para reflexionar y hacerlo lo mejor posible. Este verano en la playa me comentaste cómo por tu trabajo conociste a un grupo de mujeres que había tomado una decisión, que a priori parecía muy acertada. Vivían solas cada una en su casa y optaron por vender sus respectivas viviendas y comprar entre todas (creo que eran cuatro) un piso grande, adecuarlo a sus necesidades, repartir competencias, contratar a una persona para los trabajos de la casa, etc. Me pareció muy interesante. A una persona cercana, le oí decir en una ocasión “la vida no se alarga, se alarga la vejez”.
    Un beso Bea y gracias por compartir tus pensamientos.

    1. Gracias Luisa, la verdad es que el “testamento vital” es una decisión, que como bien dices, merece una profunda reflexión, y que requiere conocernos muy bien, tener claro aquello que da sentido a nuestra vida, mucha valentía,…
      Un beso.

  3. Me ha encantado tu post, Bea. Y la película me impresionó y me gustó mucho. Estéticamente, me parece preciosa. Desde la casa y su absoluta “naturalidad” que, como bien dices, se convierte en el tercer protagonista, hasta la música y unos actores absolutamente espléndidos y atractivos en su … “vejez”! Personalmente, no me asusta nada esa palabra …
    Pegado a la película, está ese tema de fondo tan subjetivo y que se puede vivir de tantas maneras … Probablemente, tantas como personas nos lo planteamos. Yo salí del cine impresionado, pero no asustando ni triste ni deprimido. Me quedé con sus mútuas demostraciones de ternura, de complicidad … de amor ¿no? Y, sobre todo, me quedé con su orgullo, con su extraordinaria, solitaria, humilde y solidaria dignidad.
    Y estoy totalmente de acuerdo contigo : cada uno debe hacerse responsable (en lo que pueda, claro) de su proceso de envejecimiento y en cómo es capaz de vivirlo.
    Muchas gracias y un beso,
    Jordi

    1. Me encanta tu mirada sobre Amour, y tienes mucha razón en que a cada uno nos llevará a un lugar diferente y ahí radica también el valor de esta película. Comparto también contigo, que se trata de una preciosa historia de amor, y entrega generosa. Me gusta mucho tu concepto de “solidaria dignidad”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: