PROPÓSITO

para qué Comenzaba  una intervención con un cliente y después de  preparar la sala  me senté a esperar a que llegara el grupo. Mientras calculaba el tiempo que faltaba hasta que apareciera el primero, buceé en mi bolso en busca de lectura y me dí cuenta  de que había dejado mi novela en la habitación del hotel;  quería evitar la zambullida en el mail de mi dispositivo móvil,  no  fuera a ser que algo me restara la energía que necesitaba intacta para trabajar con el grupo; mirar a las musarañas tampoco me apetecía en ese momento….

Salió en mi rescate una pequeña biblioteca oculta tras la pantalla: informes del sector turístico, algo sobre la agricultura de la región…nada que me estimulara mucho en ese momento, la verdad, así que dí con abrir un número de ¡¡Selecciones del Readers Digest ¡!. Me llamó la atención el testimonio de un joven especialista en mercados financieros norteamericanos, donde contaba cómo vivió la crisis financiera en su persona y cuál había sido su contribución a ella.

En un plis plas asistí al comienzo de su carrera, su imparable ascenso a puestos cada cada vez mejor remunerados con fijos de 7 cifras, y bonus impresionantes, su matrimonio, su primer hijo, su primer proyecto de casa, y la ilusión con la que vivió esa etapa. Párrafos después, el tono se tornaba dramático para explicar el vértigo que sentía diseñando operaciones financieras cada vez más sofisticadas y arriesgadas en su, ya, propia empresa. Todo le valía con tal de generar ganancias cada vez más cuantiosamente absurdas.

Hasta que un día, sus operaciones se unieron a las de otros tiburones de Wall Street en la inmensa catástrofe financiera con la que inauguramos el siglo XXI. Cobrada conciencia de la inmensidad de sus pérdidas, su mayor obsesión era cómo comunicárselo a su mujer. Cuando se decidió a hacerlo, esto es lo que escuchó de ella: ¿para qué queríamos tanto dinero?.

Terminaba su historia con una profunda reflexión sobre cómo sería ahora su vida, si antes de haber emprendido algo, se hubiera preguntado: ¿para qué?, ¿con qué propósito?

Araceli Cabezón de Diego

Un comentario sobre “PROPÓSITO

Agrega el tuyo

  1. Querida Araceli : Cuanta razon tienes. Me gusto escucharte desde el primer dia que te conoci y ahora , anos despues , sigues inspirandome cuando te leo. Muchos besos. Leticia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: