timon%20azul%20copiaEsta semana me he acordado del post de Jordi titulado, “Perseverar en el error“.

He visto cómo mi sobrino se hacía consciente de que había tomado una decisión equivocada.

Ha sido capaz de analizar que la situación a la que esa decisión le llevaba no le gustaba.

Ha sido capaz de compartir esa reflexión con otras personas, reconociendo su error.

Ha sido capaz de pensar que la decisión tomada no es irreversible.

Ha sido capaz de vencer el miedo a perder…lo que ya estaba perdido.

Ha sido capaz de ver y valorar otras opciones que hasta ahora no había visto.

Ya sabemos que rectificar es de sabios… también de humildes y de valientes.

Después de celebrar la capacidad de rectificar hay dos preguntas esenciales. La primera es, ¿qué has aprendido? o preguntado de otra manera, ¿que podías haber hecho distinto?. Y la segunda es, ¿qué puedes hacer para minimizar las consecuencias que el error ha provocado en ti y en otros?.

Contestando a estas preguntas, el golpe de timón es “completo”, porque te permite aprender de tu propia experiencia y hacerte cargo de las consecuencias que generas con tus decisiones.

Ane Aguirre

Anuncios