Vesper cocktailCada vez que recibo puntualmente los post de Vesper los viernes trato de adivinar el mensaje por el título. Algunos revelan más que otros, pero en todos los casos esa dinámica produce en mí un efecto positivo y otro negativo. Por un lado estimula mi imaginación pero por otro distorsiona la comunicación al comparar lo que me espero con lo que me encuentro, no dejando mi mente en blanco para recibir claro el mensaje.

Juntando estas dos ideas, el título del último post de cine (V.O.S.) me sugería precisamente todo lo que nos perdemos cuando vemos una película doblada. Esa pérdida viene producida principalmente por dos aspectos: la traducción y la interpretación del doblador.

Adicionalmente, el hecho de que haya muchos más actores que dobladores, hace que seamos capaces de reconocer voces que se les han puesto a otros personajes. La última sorpresa desagradable en este sentido fue viendo en castellano el primer capítulo de “Generation Kill”, una mini serie dedicada a la invasión de Bagdag en 2003 en la que sus protagonistas tenían las voces de Walt (Breaking Bad), Howard Wolowitz (The Big Bang Theory) y Marshall (Cómo conocí a vuestra madre). Ver un drama con las voces de dos personajes de comedia impidió que pudiese meterme en la historia.

Cuando algo nos interesa o es importante de verdad, debemos ir a la fuente, no dejando que nos traduzcan lo que otros dicen y escucharlo directamente, sin interpretaciones adicionales, tratando de eliminar todo el ruido posible en la comunicación.

¿Sabéis de cuantas formas ha sido traducida la forma de preparar nuestro querido Vesper en las diferentes películas de James Bond? Pinchad aquí para comprobarlo.

Víctor García

Anuncios