la fotoLos datos de participación de mujeres en los lugares en los que se diseñan y se deciden los futuros, no son los que deseamos ni los que corresponden a una sociedad “sensata”. Parece que somos  mayoría quienes compartimos este diagnóstico. Otra cosa es que no a todas las personas nos parezca igual de prioritario o urgente, evolucionar hacia otro lugar. Como es lógico, las sensibilidades son diferentes.

En las últimas décadas se ha abordado el tema de la igualdad/diversidad desde muchos ángulos.  Hemos invertido mucha energía en generar datos y más datos que enriquecen y dotan de precisión al diagnóstico. Hemos intentado demostrar que el denominado “liderazgo femenino” aporta mucho valor a las empresas. Los legisladores han creado leyes que marcan objetivos ambiciosos. Ahora se está poniendo de moda apelar a razones económicas, parece que el crecimiento del PIB depende de que ese porcentaje se modifique. Interesante.

la foto (1)Mi sensación es que invertimos proporcionalmente demasiado en denuncias, quejas y argumentaciones que “dan la razón” y no tanto en acción transformadora.  Los datos y diagnósticos son útiles y necesarios para comprender en profundidad la naturaleza de los bloqueos, pero no son suficientes para generar movimiento.  La acción transformadora está en manos de quienes decidimos cada día quién se encarga de qué y cómo nos relacionamos en todos los ámbitos. Y aquí incluyo a todos y a todas.  Transformamos la realidad cada vez que rompemos un molde en la asignación de roles en el hogar, cada vez que ponemos el nombre de una mujer sobre la mesa para un nombramiento, cada vez que miramos a una mujer con ojos de posibilidad para ella, cada vez que animamos a una mujer a decir sí a un cargo público, cada vez que apoyamos a una mujer en las dificultades que encuentra en el camino, cada vez que reforzamos la capacidad de juego y de diversión de una niña, cada vez que generamos red de apoyo entre nosotras y cada vez que combatimos la crítica gratuita de quienes quieren seguir pensando que la lógica anterior era más “fácil para todos”.

Mi propuesta es que aprovechemos cada oportunidad que veamos en nuestro entorno y que generemos nuevas oportunidades. Cada uno desde su lugar, el que sea. Y así, en lugar de seguir argumentando y profundizando en el diagnóstico, podremos ir celebrando que el porcentaje se mueve a otro ritmo.
Ane Agirre
Anuncios