ABOUT-TIME_NZ_A3_v1.inddLa teoría de la relatividad dice que el paso del tiempo no es lineal y que viajando a velocidades cercanas a la de la luz, se produce una dilatación del mismo. Einstein nos dio una base científica para saber que es posible viajar al futuro (aunque lo que realmente haríamos es pausar nuestro tiempo para que avanzase el del resto y no habría vuelta atrás) pero no hay ningún fundamento que demuestre que es posible viajar al pasado. Si esto fuera factible, se supone que alguien del futuro habría venido a hacernos alguna visita para demostrarlo.

Este, para mí, apasionante tema, ha sido tratado en el cine en innumerables ocasiones, abarcando mucha de la casuística y paradojas que se podrían producir en el caso de ser posible viajar a través del tiempo. Algunas lo abordan desde la comedia (“Atrapado en el tiempo”, “Los visitantes”, “Midnight in Paris” o “Regreso al futuro”) otras desde bucles imposibles (“Los cronocrimenes”, “Looper” o “Primer”) otras desde un punto de vista romántico (“Cashback”) y muchas otras más desde otros puntos de vista (“Efecto mariposa”, “Terminator”, “12 monos”, “Misfits”, “Código fuente”…).

El título de este post es el de una película que narra la historia de una familia cuyos varones tienen la capacidad de viajar en el tiempo (hasta aquí llega la discriminación). Como en la inmensa mayoría de las películas del género, utilizan este don para volver atrás buscando cambiar un pasado que les haga llegar a un futuro deseado. Pero ellos lo usan para algo más. Lo que me gustó especialmente es que en algunos momentos de su vida, el protagonista tiene como costumbre vivir dos veces el mismo día, para en la segunda, disfrutar de todo aquello que la primera vez le pasó inadvertido. Y me gustó, sobre todo, que en ocasiones vuelve al pasado simplemente para disfrutarlo, para estar con quienes ya no están, para volver a vivir momentos inolvidables, para volver a sentir instantes fundamentales en su vida, sin necesidad de cambiar nada.

Los días en los que no aprecio suficientemente todo lo irrepetible que pasa a mi alrededor, suelo imaginar que vengo del futuro y entonces, hasta lo más simple me parece extraordinario.

Víctor García Asensio

Anuncios