Mercado de Rissani. Abril 2014Esta fotografía la tomé hace unos días en el mercado de animales de la ciudad de Rissani, en Marruecos. La escena había llamado mi atención : la oveja adulta parece algo “abrumada” por la intensidad de un sol de mediodía realmente inclemente pero, en lugar de estirarse como la mayoría del resto de animales (podía hacerlo pese a estar atada por la pata derecha), se mantiene en pie, facilitando una sombra acogedora a una cría… ¿quizá su cría?

La imagen me provocó una serie de reflexiones en “modo automático” (inevitable e incontrolable) : ¿qué era lo que causaba ese comportamiento? ¿qué estímulo profundo existía detrás de ese aparente esfuerzo : voluntad, instinto, generosidad, sacrificio, casualidad, amor…?

Evidentemente nunca sabré la respuesta, pero también pensé que “bien está lo que bien acaba” y que, con independencia de las motivaciones que la provocaban y que tampoco debían de importarle demasiado a la cría, ésta parecía perfectamente confortable en su sombra protectora.

Seguramente, las dos cuestiones son relevantes por si mismas : las razones o estímulos que nos llevan a actuar y los resultados concretos de esas acciones.  Lo uno sin lo otro no parece tener demasiado sentido y, como casi todo en la vida, “sólo” se trata de encontrar una relación coherente y equilibrada entre las razones y los resultados.

Jordi Foz

Anuncios