La vida tiene más ojos que yo

20140516_122055
«los ojos de la naturaleza, los ojos del pasado y del tiempo presente, miran igual que tú… La vida tiene más ojos que yo, aunque cambie de sitio y multiplique mi visión sobre ella» Agustín Ibarrola (Vesper, 16 de mayo de 2014)

 

El pasado viernes aprovechamos unas jornadas Vesper para hacer una visita al Bosque de Oma. Un estupendo paseo que culmina en un escenario inmejorable en el que se disfruta observando…y siendo observado.

Como buenos profesionales, llevamos la visita preparada con una guía en la que se localizaban los puntos de observación para que el visitante se sitúe y contemple las distintas perspectivas de los troncos pintados.  Tardamos muy poco en “competir” intentando adivinar los títulos de las obras de Agustín Ibarrola. Y digo intentar porque a pesar de la destreza de Araceli, en muy pocas ocasiones acertamos.

En el camino de vuelta Jordi y yo comentamos que también hubiera sido interesante hacer el recorrido sin la “presión” de la guía; simplemente mirando y pensando lo que a ti te dice cada perspectiva. Y es que, en realidad, cada uno y en cada momento somos capaces de construir nuevas interpretaciones de todo lo que observamos.

Me sirvió para recordar lo importante que es “ir por la vida” sin interpretaciones definitivas (oxímoron) porque tu mundo y tus posibilidades se amplían con la misma magia que se multiplican las obras de Ibarrola dependiendo desde dónde, cuándo y con quién las observes.

Oscar Garro

2 comentarios sobre “La vida tiene más ojos que yo

Agrega el tuyo

  1. ¿Os acercasteis a Santimamiñe?. A mí de aquella zona me impresionó el silencio. Por cierto, ¿no habían sido atacados algunos de los motivos de Ibarrola por los desaprensivos de siempre?, ¿los han restaurado?. Recuerdo con especial satisfacción el pollo asado que me zampé en el sagardotegi de Kortézubi. Qué maravilla de merendero, y qué buen vino despachaban…

    1. No, no fuimos a las cuevas. Otra visita estupenda que merece la pena.
      Y sí, sí fueron atacadas algunas pinturas y se restauraron a través de un proyecto de conservación dirigido por expertos de la Universidad del País Vasco que sigue en marcha. Hay que tener en cuenta que se trata de una obra “con vida” que necesita un cuidado especial.
      En cuanto a desaprensivos, lo fueron. Los hay de todas las ideologías así que no los denominaría “los de siempre”. Que se lo pregunten al propio Ibarrola…él los ha sufrido de diferentes “colores”.
      Un saludo Ricardo.
      Óscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: