20140516_122055

«los ojos de la naturaleza, los ojos del pasado y del tiempo presente, miran igual que tú… La vida tiene más ojos que yo, aunque cambie de sitio y multiplique mi visión sobre ella» Agustín Ibarrola (Vesper, 16 de mayo de 2014)

 

El pasado viernes aprovechamos unas jornadas Vesper para hacer una visita al Bosque de Oma. Un estupendo paseo que culmina en un escenario inmejorable en el que se disfruta observando…y siendo observado.

Como buenos profesionales, llevamos la visita preparada con una guía en la que se localizaban los puntos de observación para que el visitante se sitúe y contemple las distintas perspectivas de los troncos pintados.  Tardamos muy poco en “competir” intentando adivinar los títulos de las obras de Agustín Ibarrola. Y digo intentar porque a pesar de la destreza de Araceli, en muy pocas ocasiones acertamos.

En el camino de vuelta Jordi y yo comentamos que también hubiera sido interesante hacer el recorrido sin la “presión” de la guía; simplemente mirando y pensando lo que a ti te dice cada perspectiva. Y es que, en realidad, cada uno y en cada momento somos capaces de construir nuevas interpretaciones de todo lo que observamos.

Me sirvió para recordar lo importante que es “ir por la vida” sin interpretaciones definitivas (oxímoron) porque tu mundo y tus posibilidades se amplían con la misma magia que se multiplican las obras de Ibarrola dependiendo desde dónde, cuándo y con quién las observes.

Oscar Garro

Anuncios