mad-women-final-1024x681Mad Men ha sido una de las series a las que he estado enganchada en los últimos meses. La elegante asertividad de Joan Harris, la capacidad de seducción y el corazón de Don Draper, la inteligencia y determinación de Peggy Olson, y el resto de los personajes, me han ido atrapando capítulo tras capítulo. Es una serie que retrata de una manera entretenida la sociedad americana de los años sesenta y en particular, el lugar de la mujer en “los negocios”.

Os cuento brevemente el contexto y os dejo ver una escena del capítulo 6 de la séptima temporada. Peggy prepara una estrategia comercial para un cliente importante y la presenta a sus compañeros, quienes la valoran y felicitan sin matices. Simplemente, les ha encantado su idea. Y ahí está la escena a la que se enfrenta tras su éxito.

Qué pena que para ganar “autoridad” sea necesario (¿?) expresarla a través de un estilo masculino. Nos parece cosa de los años 60, pero sigue pasándonos. Una voz grave, gestos más “rectos” y una corbata que rodea un cuello, siguen aportando valor a una idea. Sin duda, es una desventaja competitiva para quienes no usamos corbata y tenemos una voz menos grave y gestos más redondeados.

El guionista nos regala un final del capítulo precioso: Don y Peggy bailando juntos I´ll do it my way“, cantada por Frank Sinatra.

Ane Agirre

p.d. en el siguiente capítulo Peggy hace la presentación al cliente de manera brillante, con gran autoridad, “a su manera”…  y ganan uno de los clientes más importantes para la Firma. ¡Bien por Peggy!

 

Anuncios