Escalera infinita de Olafur Eliasson (KPMG en Munich)

Escalera infinita de Olafur Eliasson (KPMG en Munich)

Existen dos tipos de problemas: por un lado están los que se pueden resolver y por otro, aquellos en los que se puede trabajar“.

No recuerdo quién es el autor de esta cita, he perdido la referencia. Me la encontré hace años y siempre la recuerdo cuando estoy trabajando en un problema perteneciente al segundo grupo. Se os habrán ocurrido unos cuantos. Muchos de ellos suelen ser retos importantes, de los que merecen la pena.

Por poner un ejemplo, aprender un idioma extranjero. Qué os voy a contar. Requiere trabajo y más trabajo, se avanza, se retrocede cuando se deja de trabajar, se plantea uno “dejarlo por imposible”… Son retos en los que la meta, además de estar muy lejos, tiende a moverse.

Hay momentos de euforia en los que uno cree haber hecho avances significativos. Hace poco, me animé a introducir una “expression” en una conversación y cuando estaba permitiéndome sentir un punto de orgullo, “qué bien ha sonado esto“, observé que mis interlocutores esbozaban una ligera sonrisa, que vino acompañada de una educada explicación: “yes, it is correct, but it’s old fashioned… The tipical expression my mother would use“. Zas, en toda la boca!

Qué manía tienen los sistemas vivos de moverse, de evolucionar, de hacerse difíciles de “dominar”. Mi reflexión es que divertirse durante el trayecto es importante. También lo es ponerse en modo “eterno aprendiz”, jugando con los avances y retrocesos con deportividad. Y por supuesto, es importante mantener la perseverancia y la sana ambición de avanzar a pesar de no poder “resolver”. En eso estamos.

Ane Agirre Romarate

Anuncios