Si no hay feedback, nos vamos.

feedback¿Recordáis el anuncio publicitario de una bebida de los años 80 que contenía un lema similar? Lo he vuelto a recordar al leer el post de Elena Aguilar. El título ” Lo que ojalá hubiera sabido” encabeza una serie de reflexiones que  tras más de veinte años de experiencia profesional en el mundo educativo quiere compartir con profesionales de la enseñanza que estén incorporándose a la actividad docente.

Uno de los puntos de su reflexión se refiere a que todo profesor debe buscar a alguien que pueda apoyar su crecimiento, que le vaya a observar y dar feedback. Que le ayude a ver aquello que uno sólo no puede ver. Puede ser un coach, puede ser un compañero que se comprometa a apoyarte de una manera no-evaluativa, un socio-mentor o una comunidad de aprendizaje profesional donde los docentes se observan entre sí. Y si no lo puedes encontrar, dice Elena, muévete. Así de categórica se muestra  Move. Find another school. I’m serious. Find a place where someone will support you in your growth as a teacher.”

Sus reflexiones, fruto de muchos años de experiencia analizando de cerca lo que funciona y no funciona, son categóricas, pero no son exclusivas. El informe TALIS también solicita información a los profesores sobre el feedback que reciben dentro de sus organizaciones, incluyendo tanto el formal, realizada por un responsable a través de una entrevista anual, como el informal, intercambio que puede provenir de profesores que imparten conjuntamente una clase o se observan entre sí las de cada uno.

Las conclusiones sí son concluyentes: el feedback tiene un impacto positivo en el ámbito profesional, personal y pedagógico del profesor. Dos de cada tres profesores señalan un impulso a su motivación y satisfacción laboral después de haberlo recibido.

Al mismo tiempo, los datos también demuestran que hay mucho camino de mejora en la forma en la que se entrega el feedback. Más de la mitad de los profesores en todos los países encuestados señalan que dichas reuniones se realizan como cumplimiento de un trámite administrativo. Dichas percepciones demuestran una gran pérdida de oportunidad de impacto en el desarrollo profesional de este colectivo.

Como señala Katarzyna Kubacka en educationtoday, el éxito de una buena implantación de un sistema de feedback no depende exclusivamente de una parte. Líderes escolares y profesores lo pueden utilizar como una herramienta de desarrollo y formación profesional y  como un sistema de colaboración, creando comunidades entre sus colegas, que les permita intercambiar opinión e información sobre las prácticas de enseñanza y se convierta en fuente de aprendizaje permanente.

Así que ya sabes. Si no hay feedback….

Teresa Aranguren

 

2 comentarios sobre “Si no hay feedback, nos vamos.

Agrega el tuyo

  1. Absolutamente acertado el post!!! Y yo además lo haría extensible a otros ámbitos, no sólo el educativo. Otros ven en nosotros cosas que seguro se nos escapan!!! Saberlas nos ayudaría a crecer,…, a mejorar,….
    La “forma en la que se entrega el feedback”, punto importante también!!
    Gracias Teresa,…, y felicidades! 🙂

  2. Gracias Mercedes! Efectivamente, importa tanto la forma como el fondo, y en muchos ámbitos, no sólo el educativo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: