Elefante

Leyendo “Momentos estelares de la Humanidad” de Stefan Zweig, descubres a personas que tomaron  decisiones que definieron parte de la Historia que hoy conocemos.

De todas ellas, elijo la figura de Emmanuel de Grouchy, uno de los mariscales de campo de Napoleón. Era disciplinado, prudente y cumplidor, virtudes que podrían parecer suficientes para haberse convertido en un acompañante de lujo del famoso emperador.

Sin embargo, se le recuerda por no haber tenido el arrojo y la audacia necesaria para “desobedecer” y volver a Waterloo en auxilio de aquel que le había ordenado perseguir a los prusianos. Mientras escuchaba los cañonazos que aplastaban a sus compatriotas, decidió cumplir con lo que le habían asignado. En circunstancias normales, habría acertado; en ese instante del destino, no.

Me quedo con las personas que, en momentos determinados, son capaces de trascender al cumplimiento de las normas en aras a conseguir un bien superior o que dejan de pensar en sí mismos y en su imagen para lograr el bienestar de otros.

No hace falta bucear en el pasado para encontrarnos con alguno. A veces basta con leer la prensa y alucinar con el juicio mediático que hacen a aquellos que “simplemente” tomaron y toman ese tipo de decisiones. Que sigan así…y, a ser posible, viajando cerca.

Oscar Garro

Anuncios