imageNo sé yo si nos tocaría relajar este compromiso de escribir viñetas todos los viernes, incluidos los de agosto. Porque agosto es agosto. Porque en agosto la mayoría no sabemos ni qué día de la semana es. Porque quien no está yendo o viniendo, está paseando o de fiestas. Porque muchos hacemos el ejercicio de no leer el correo electrónico. Porque todo para o se pone al ralentí.

Pero bueno, no voy a atreverme a romper la tradición de estar abiertos en agosto.

Este año mi agosto ha tardado en llegar, algunas carpetas ponían resistencia cuando he intentado “cerrarlas por vacaciones”. Por fin, ayer lo conseguí. Estas líneas son mi último “trabajo”. Solo me queda batería para compartir con vosotros la imagen de mi Mirtácea, que este año ha decidido darme la alegría de florecer sin miserias.

Ane Agirre

Anuncios