…hablando de volar

La semana pasada y también en anteriores viñetasVoluntariado, hemos comentado uno de los  retos de liderazgo más importantes de nuestras empresas: la capacidad de detectar el talento, y de crear condiciones para su desarrollo.

Pues bien, existen espacios privilegiados, viveros de talento, impulsores del desarrollo profesional muy potentes: las organizaciones de trabajo voluntario. Las grandes empresas con frecuencia tienen las suyas propias, o apoyan con recursos dinerarios y humanos a organizaciones conocidas. Miles de artículos animan a las empresas a prestar o regalar el talento de sus empleados a este tipo de organizaciones. En el caso de España, también es frecuente que las empresas conciban el voluntariado como un espacio amable para aprovechar la experiencia de sus empleados prejubilados. Y eso está muy bien, pero a su vez estos espacios de trabajo pueden devolver a las empresas otro regalo: la ocasión de ensayar talentos, de desarrollarlos. Algunas empresas ya envían a sus empleados a desarrollarse allí. Pero  además las ONG’s pueden ser también caladeros donde ir a ojear, a buscar talento ya hecho.

El trabajo voluntario es una de las fuentes más potentes de desarrollo de habilidades profesionales, y sólo por dos razones: se hace porque se quiere hacer, y se hace con una finalidad clara. Se trabaja por compromiso personal, no por imposición; los resultados no ponen en juego el bonus, luego se puede arriesgar con soluciones innovadoras para mejorar el único resultado que se busca: el impacto final; la jerarquía se experimenta más como necesidad organizativa que como desigualdad autoritaria. El trabajo voluntario brinda  la ocasión para ensayar habilidades nuevas, de probar con lo que a uno realmente le apetece hacer, y descubrir si sirve para ello. He ahí otra fuente de búsqueda de talento para las empresas

Araceli Cabezón de Diego

Anuncios

4 comentarios sobre “…hablando de volar

Agrega el tuyo

  1. A mi modo de ver, el trabajo de voluntariado potencia dos cualidades básicas de la personalidad: amprender la importancia del equipo y experimentar la sensación de dar sin recibir. Eso nos hace mejores personas para cualquier aspecto de la vida.

    1. Completamente de acuerdo, Magda. Equipo y dar, dos puntazos para, como tú dices, cualquier aspecto de la vida. Gracias por tu comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: