No huyo, solo vuelo

Ídolos-con-pies-de-barro1La familia Bélier“, película francesa del año 2014, dirigida por Eric Lartigau, me resultó grata, divertida y emotiva. En mi opinión, merece la pena verla. Habla de muchas cosas: de los vínculos de la familia, de la retadora etapa de la adolescencia, de los primeros amores, de las distintas maneras de mirar la discapacidad y de los límites reales e imaginados.

Y también habla de talento. La protagonista, una chica de 16 años, tiene la gran fortuna de descubrir que canta muy bien y que disfruta haciéndolo (utilizando la terminología de Ken Robinson, diríamos que descubre “su elemento”).

Hay dos aspectos de su descubrimiento que quiero destacar: por un lado, el hecho de que era un talento imposible de detectar y de valorar por su entorno cercano y por eso, con 16 años, aún no se había dado cuenta de que cantaba bien. Y por otro, que ese descubrimiento le enfrenta a la decisión de alejarse de quienes más quiere y “dejar un hueco” en su familia, en este caso no sólo emocional.

¿Os suena? Cuántas veces el talento pasa inadvertido en las empresas, simplemente porque quienes rodean a la persona no tienen la capacidad de detectarlo. Y cuántas veces, por miedo a dejar huecos en algunas partes de la organización se cierra el paso al desarrollo de personas que podrían brillar en otros puestos. La versión más cruda es la de los “jefes” que tapan el talento para no perderlo para su equipo.

Uno de los retos de liderazgo más importante en empresas cuya competitividad está basada en el conocimiento y la aportación de sus personas, es precisamente la capacidad de detectar el talento y de crear condiciones para que se desarrolle, incluso cuando eso implica que volará a otro lugar (recomiendo la escena).

Ane Agirre

Anuncios

11 comentarios sobre “No huyo, solo vuelo

Agrega el tuyo

  1. Por supuesto que en las empresas muchas veces hacemos “oídos sordos” (nunca mejor dicho) a los despuntes de talentos de nuestros colaboradores. Pero tu viñeta también me sugiere la dicotomía que en nuestra vida laboral surge entre corazón y razón. Cada uno la vamos resolviendo a poquitos, como podemos, intentando cumplir las exigencias de ambas y fracasando, obviamente, en el intento ya que pocas veces son compatibles en el tiempo y en el espacio.

  2. Me ha encantado la escena y la distinción es preciosa: ” No huyo, sólo vuelo”. Del ámbito familiar al ámbito profesional, con el Talento como referente. Veré la peli: y seguro que disfrutaré un montón. Gracias Ane!

  3. Egun on Ane!
    Soberbia película! y la escena de la canción con el mensaje que apuntas, PURA EMOCIÓN!! la recuerdo con un nudo en la garganta, por mi momento vital con mi hija e hijo que comienzan a volar cada vez más lejos… de mi! 🙂

    Tu reflexión me lleva a pensar en el talento que no llega a desplegarse y queda dormido por la falta de oportunidades. Concretamente el de tantas personas que por su situación social no tienen acceso a recursos que permitan su desarrollo. En tan injusto!.

    Besarkada bero bat!

    1. Sí, cuánto talento desperdiciado por falta de oportunidades de desarrollarlo por diversos motivos. Muy injusto para quien no puede desarrollarlo y no sólo eso, un gran desperdicio para toda la sociedad. Besarkada bat be zuretzat, Olga!!

  4. Acabo de leer tu viñeta y ver la escena… Ufff como dice Olga, pura emoción!, todos tenemos algun caso que recordar durante esta escena. En el fondo somos muy egoístas tanto en el plano emocional como en el profesional, y conviene pararse a pensar sobre lo que nos conviene y les conviene para no crear jaulas que les impidan volar.
    El entorno no ayuda, pero vale la pena sentir y ver como vuelan y se desarrollan. Mi enhorabuena, Ane.

    1. gracias por tu comentario JesusMari, es verdad que merece la pena hacer “el esfuerzo” emocional de no crear jaulas… sí que cuesta!!!!

  5. Datorren asteburuan ikusiko dut filma hori familian Ane. Bat nator zure gogoetarekin. Beti asmatu ez dugun arren lan eremuan ahalegindu gara horretan, eta orain alabekin ahalegin berezi bat egitea tokatzen da. Millesker apunteagatik. Muxu bat ane,

    aitor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: