ListeningEn nuestras viñetas, hemos hablado a menudo sobre esta competencia “mágica”, pero nunca parece ser suficiente.

Escuchar para entender; para entender lo que dice la otra persona y desde dónde lo dice, en lugar de escuchar para rebatir o responder, como hacemos habitualmente.

Si estoy elaborando mi respuesta mientras el otro habla, estoy a la defensiva y no dejo ningún espacio a entender lo que me está mostrando de sí mismo, a lo que me está diciendo, a interpretar sus palabras y a permitir que me influyan.  Escuchar es oír más interpretar y darle un sentido a lo dicho.

La buena noticia es que la escucha es una competencia que se puede desarrollar. “Sólo” hay que tomar conciencia y practicarla… incansablemente.

Peter Drucker decía que “Demasiados directivos piensan que son maravillosos porque hablan bien. No se dan cuenta de que ser maravilloso para las personas significa escuchar bien”. No podría estar más de acuerdo.

Jordi Foz

Anuncios