¿Naturales o sociales?

medir_circunsferencia_cabezaConversaba con un colega sobre la compulsión empresarial de medirlo todo. La economía está formada por magnitudes que se pueden medir, pero en una empresa ese “medible” se consigue mediante una combinación de intangibles “malamente” cuantificables: el estilo de sus líderes, las habilidades y actitudes de las personas que trabajan en ella, el caldo cultural de valores de la propia empresa y la sociedad en la que actúa, y el momento socio-histórico en que ello ocurre.

Los profesionales que trabajan en posiciones  relativas a ese mundo intangible están permanentemente lidiando con esa tensión por “cientificar” ese campo con el fin de conferirle y conferirse legitimidad. ¡Nada que no venga ocurriendo desde el XVIII entre las llamadas ciencias naturales y las ciencias sociales!

A los pocos días caía en mis manos este texto de Rogelio Rubio*

“En 1950 E.E. Evans-Pritchard ….presenta ante la universidad la tesis de que la antropología es un tipo de historiografía y en último término, de filosofía o arte que estudia a las sociedades, como si  fueran sistemas éticos, no sistemas naturales, interesada en el diseño, antes que en el proceso, y por eso, busca patrones y no leyes científicas, interpretaciones y no explicaciones”.  

Encuentro esta reflexión  aplicable a esa sociedad que es una empresa y a la tensión que comentaba con mi colega ¿Alguna idea?

Araceli Cabezón de Diego

(*): “Juan  Pablo Fusi: el historiador y su tiempo” Ed.Taurus. Madrid 2016

3 comentarios sobre “¿Naturales o sociales?

Agrega el tuyo

  1. Querida Araceli, me temo que el primer paso para mejorar es medir. Aunque, efectivamente, hay cosas que no se pueden medir. Pero, incluso en esos casos, podemos inventarnos indicadores que nos den una idea de la tendencia de ese “patrón” no medible. Mejor un mal indicador que no tener nada que te diga si mejoras o empeoras, si estás bien o mal. Creo que la clave estaría en no dar a estos indicadores numéricos más importancia de la que tienen, en no tomarlos como una herramienta de valoración objetiva o absoluta. Un abrazo.

    1. Hola David, muchas gracias por tu comentario. Comparto contigo la idea de buscar herramientas que “indiquen” y también comparto con las ciencias “naturales” la conciencia de que la medición puede alterar lo medido. En todo caso, me resulta sugestiva la cita si parafraseamos su idea y pensamos en las “empresas como sistemas éticos, no sistemas naturales”.
      Araceli

    2. Qué debate tan interesante, David… Yo creo que sí se puede mejorar sin medir numéricamente. Yo he mejorado en muchas prácticas sin necesidad de haber medido con indicadores numéricos. Es verdad que sin medir no es posible comparar, ni hacer un ranking, ni poner notas,… Un cocinero puede mejorar sus platos hasta llegar a ser “exquisitos”, sin haber medido nada numéricamente. Sin embargo, para entrar en el juego de las estrellas Michelin, hace falta un sistema de medición y hace falta, que con más o menos objetividad alguien “ponga números”. Mi opinión personal es que en las empresas a veces se “abusa” de la medición, por compartir esa creencia de que si no medimos no podemos gestionar o mejorar. También comparto contigo, que si les damos a esas mediciones el valor que tienen, y no los convertimos en “verdad”, pues pueden servir de ayuda (aunque en algunas ocasiones, son indicadores “tan malos”, que lejos de ayudar, despistan la atención???). Un abrazo.
      Ane

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: