IMG_1333Hoy se celebra el Día Internacional del Arte en conmemoración del nacimiento de Leonardo da Vinci.

Confieso que siempre he sentido una cierta envidia cuando contemplo obras de arte y pienso en el talento necesario para crearlas y la distancia que me separa del autor. Intento entender de dónde sale tanta belleza y después de unos minutos, acabo por olvidarme y me dedico a disfrutar.

Ese regusto amargo inicial se ha ido diluyendo con el tiempo y desde hace poco, casi ha desaparecido. Leyendo “Cartas a un joven poeta“, me he reconciliado con mi tendencia a hacerme pequeño cuando admiro una obra de arte.

En el libro, Rainer María Rilke intenta dar respuesta a la inquietud de un escritor novel sobre sus poesías. Las lee con cariño y dedicación y como un coach ;-), le devuelve la responsabilidad y no le lleva a ningún lugar donde solamente podría ir el inquieto aspirante a artista. En una frase que ya se ha quedado para mi memoria le dice:

Una obra de arte es buena si ha nacido al impulso de una íntima necesidad. Precisamente en este su modo de engendrarse radica y estriba el único criterio válido para su enjuiciamiento: no hay ningún otro“.

Y además de recordarla para disfrutar del arte, la guardo para otras situaciones de la vida en la que un juicio prematuro me impide percibir y vivir nuevas perspectivas.

Oscar Garro

Anuncios