Official_Seal_of_the_Berklee_College_of_Music,_Boston,_MA,_USA.svgHace un tiempo mi hijo me llamó la atención sobre el motto del mejor centro  académico actual de músicas contemporáneas no clásicas: Berklee School of Music: esse quam videri. Esta frase, extraída de otra más amplia de Cicerón, viene a decir: ser más que parecer.  Confieso que me impresiona tal divisa para un mundo profesional que ha de vivir del marketing, de la imagen, de la exposición a terceros, o sea del videri.

¿”Vivir del” he dicho?, ¿no será más preciso “apoyarse en” o “ayudarse de”? Si reflexiono sobre  lo que puede significar la frase en una institución como esa, lo primero que observo es que no dice esse non videri (ser, no parecer), sino esse quam videri (ser más que parecer). O sea que admite el  parecer, siempre que se apoye firmemente en el ser.  Mi conclusión es: busca primero la excelencia, luego hazla ver; desarrolla tu talento y  dale visibilidad, sé quien quieres ser y no te pierdas en las apariencias, pero date a conocer.

Lo mismo aplica para los individuos de cualquier organización: necesitan encontrar un equilibrio entre lo que son y la forma en que quieren ser percibidos, entre sus legítimas habilidades y su visibilidad, entre su talento y la forma de darlo a conocer. Los otros merecen no solo nuestra excelencia, sino tenerla a la vista. Y así todos ganamos

Araceli Cabezón de Diego

Anuncios