vesper

 

… no paramos de aprender.
 
Entramos en relación con ellos porque tienen alguna inquietud de ir más allá y deciden pedir acompañamiento para hacerlo. Nosotros ponemos nuestra capacidad de escucha, algunas metodologías que facilitan el pensamiento, distinciones conceptuales que vienen al caso y una mirada externa que les puede enriquecer la suya propia.
 
Y siempre nos llevamos mucho de la relación. Aprendemos de sus ambiciones, de sus retos “complejos”, de todo lo que saben de su sector y actividad, de cómo afrontan etapas o conflictos difíciles, de cómo se definen a sí mismos, de la manera de expresar sus ideas, de sus ganas de encontrar nuevas fórmulas creativas, de cómo ejercen en la práctica el liderazgo y de su capacidad de acción.
 
Solemos recibir su reconocimiento y agradecimiento por nuestros esfuerzos y aciertos. Suelen ser comprensivos con las omisiones y errores. 

Aprovecho la viñeta de hoy para reconocer y agradecer sus ganas de no parar, de mirar lejos, de seguir aprendiendo…y de contar con nosotros para hacerlo.

Ane Agirre

Anuncios