Permiso para sentirse mal

11250916_10205675528182149_1430058112866729514_nUna vez recogido el guante de Ane y aun habiendo cambiado “lo intentaré” por “lo haré“, inevitablemente ayer llegó el día 1 y seguramente, los primeros desengaños.

Los propósitos incluso cuando están bien declarados, suponen un esfuerzo adicional y no siempre somos capaces de cumplirlos.

El problema es que además del disgusto de no haber empezado bien, en muchas ocasiones nos sentimos mal por sentirnos mal; nos decimos frases como “no tengo derecho a sentirme mal” o “estar triste no sirve para nada” y yo no compro ninguna de las 2 afirmaciones.

Todo el mundo tiene derecho a sentirse como le da la gana ya que todas las emociones son legítimas. Por otra parte, esas emociones que tildamos de “negativas”, pueden ser muy eficaces.

Podemos estar tristes por no haber cumplido nuestro propósito postvacacional y hasta puede ser saludable; además de hacernos más humanos, nos enriquece y nos puede dar la pausa necesaria para redefinir lo que queremos con más garantías de éxito.

Así que toca sentir, reflexionar y volver a empezar. Hoy mismo puede ser un gran día para hacerlo 🙂

Oscar Garro

 

5 comentarios sobre “Permiso para sentirse mal

Agrega el tuyo

  1. A mi me sirve con ponerme objetivos a corto plazo alcanzables, tengo uno para la primera quincena de septiembre, otro para octubre, … Si te propones algo que debas cumplir todos los días, permítete a ti mismo fallar, eres humano, pero no dejes que eso te aleje del objetivo, persiste al día siguiente. 🙂

    1. Gracias Venan. Objetivos a corto, alcanzables, ambiciosos, acción, tratarse bien, aceptar el error y persistir; vamos afinado la “fórmula” 🙂
      Un abrazo.
      Oscar

  2. El otro día, cuando leí el post de Ane pensé lo siguiente.

    A la frase “lo haré” de Ane voy a añadirle una cosa más y es la siguiente:

    “Lo haré y no diré a nadie que lo estoy haciendo. Cambiaré mi conducta y a veré qué pasa, trataré de percibir los cambios que vaya percibiendo-experimentando-sintiendo.” Llevo un tiempo practicándolo y me va mucho mejor.

    Lo que he pensado hoy al leer tu post Oscar es lo siguiente: no puedo controlar que me vaya a sentir mal, pero sí que puedo prometerme a mí mismo que si me siento mal, por ejemplo por “fracasar”, siempre me trataré bien. Desde que pienso así la palabra fracaso tienen una nueva luz. Soy más perseverante pero al mismo tiempo mucho más compasivo conmigo mismo. Tratarse bien no está para nada reñido con tener objetivos-ser ambicioso. Es más, empiezo a comprender que es fundamental practicarlo.

    Estos dos post coinciden mucho con mi momento actual, algo sobre lo que reflexionaba el otro día. http://www.filmatu.com/storytelling-personal-fragil-imperfecta-magnifica/

    Muchas gracias por vuestras reflexiones.

    Un abrazo,

    Álvaro

    1. Gracias a ti Álvaro, por seguirnos y por enriquecer las viñetas con tus comentarios.
      Me quedo con algo tan importante como “tratarnos bien” y con lo de “frágil, imperfecto y magnífico”… Me ha encantado!
      Un abrazo
      Oscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: