septuaginta

Parece ser que la primera traducción del mundo fue la versión al griego del Pentateuco, conjunto de libros escritos en hebreo y arameo que forman parte de la Biblia. La tarea fue encargada por el alejandrino Ptolomeo II Filadelfo ni más ni menos que a 72 traductores. Este grupo, conocido como “la septuaginta“, se encerró en la isla de la Elefantina con el mandato de no entrar en contacto hasta terminar la misión.

Nos inclinamos ante la idea de este  Ptolomeo y su generosa asignación de recursos para un proyecto que pretendía llevar los textos sagrados a unos súbditos que  ya no hablaban la lengua de sus ancestros, pero lo que llama la atención de esta humilde bloguera es el  legendario resultado final. Cuenta el relato que, iluminados por dios, cuando salieron de su encierro los setenta y dos traductores ¡entregaron la misma traducción!

Con frecuencia resulta más fácil admitir las grandes diferencias de un colectivo totalmente distinto al propio, totalmente otro,  que las de un individuo de nuestro entorno ¡qué tensión por uniformizar, cuando sabemos que es imposible, como demuestra la sonrisa que despierta en nosotros la aparente ingenuidad del relato!

Araceli Cabezón de Diego

Anuncios