lenonUna emisora de música pop que acostumbro a escuchar, enuncia su motto entre programa y programa, parafraseando una de las muchas sentencias atribuidas al Beatle John Lennon (*).

“Eres lo que escuchas”. La primera vez que lo oí me pareció muy pretencioso. ¡Ay madre, pensé: yo no soy una onda, ni siquiera una onda pop! Aliviada por esa autodeclaración quedé pensando que tenían más razón que un santo, pero al revés: “escuchas lo que eres” me parecía más acertado.

A veces, cuando escuchamos al otro, metemos su discurso en nuestro esquema de comprensión del mundo, encajamos su historia en la nuestra, creemos entenderle cuando dice algo que nos “suena” y solo nos sentimos cómodos cuando aparece en su conversación uno de esos “ganchos” que nos permiten identificarnos con lo que dice. En realidad buscamos en el otro, lo que somos nosotros, “escuchamos lo que somos”.

Una sana práctica para escuchar al otro en lugar de escucharnos a nosotros mismos es utilizar la pregunta, especialmente cuando encontramos  en su discurso uno de esos ganchos que nos producen la ficción de estar entendiéndole. “Si no te he entendido mal.…..”, “¿Quieres decir con eso que….”, “¿Puedes ampliar eso que me dices….?” son  preguntas que ayudan a salir de la autoescucha y entrar en la escucha del otro.

Araceli Cabezón de Diego

(*): “Cada persona es el reflejo de la música que escucha

Anuncios