Premio a la más desobediente

Kathrine Switzer, la primera mujer que corrió el maratón de Boston, a punto de ser interceptada para evitar su participación. Este mes ha vuelto a correrlo 50 años después

El acto de desobediencia como acto de libertad es el comienzo de la razón” Erich Fromm

Una de las películas que hoy recomiendo es la de “Experimenter”, dirigida por Michael Almereyda en 2015.  Cuenta la historia del profesor de Harvard, Stanley Milgram, que  motivado por intentar entender cómo tantas personas habían podido participar en la masacre del holocausto, realizó una prueba para medir la disposición de ciudadanos normales a obedecer órdenes de una autoridad formal (no amenazante). Eran órdenes que contradecían su propio criterio y conciencia, porque  implicaban hacer daño a otras personas. Los resultados fueron muy reveladores.

La otra película que vi la semana pasada, “Captain Fantastic, dirigida por Matt Ross y protagonizada brillantemente por Viggo Mortensen, nos relata la opción radical de un padre por educar a sus seis hijos aislados de la sociedad, en plena naturaleza. Apuesta por promover en ellos el pensamiento crítico y la desobediencia a los valores y autoridades del sistema que él rechaza, generando comportamientos y situaciones alejadas de las normas de convivencia establecidas. Una película que da qué pensar.

En el MediaLab del MIT están declarando en voz alta que quieren personas desobedientes. Han decidido premiarles. Eso sí, le ponen un adjetivo calificativo, para que entendamos todos bien: “desobediencia constructiva”, que es aquella que “se realiza de manera ética y responsable y conlleva un impacto social positivo”.

Una vez más me pregunto, ¿Dónde estarán los equilibrios?  ¿Cómo favorecer los niveles adecuados de desobediencia y que la desobediencia sea “constructiva? ¿Qué hacemos con los sistemas que ahogan la desobediencia? ¿Cuánto y cómo es necesario flexibilizarlos?

Ya me estoy imaginando la próxima vez que le diga a mi hijo: “esta es la norma, pero por supuesto, tienes derecho a desobedecer”… y me imagino aclarándole que puede desobedecer siempre que lo haga de manera constructiva. ¿Cómo me responderá?  Así compenso todas la veces que le he dicho: “hijo, hoy toca obedecer y punto”.  😉

Ane Agirre

Anuncios

2 comentarios sobre “Premio a la más desobediente

Agrega el tuyo

  1. Gracias por tu post Ane.

    He conectado lo que has escrito, especialmente la invitación que haces a tu hijo para que rompa la norma, con algo que, en mi humilde opinión, la naturaleza nos ha dado a todos y es el juego, la capacidad de jugar y de ser Flexibles con lo que nosotros mismos creamos.

    Un abrazo.

    1. Es una conexión muy sugerente…la flexibilidad y la capacidad de jugar con la realidad, que novedades y también disfrute. Gracias por tu comentario. Y ZORIONAK! Que acabo de ver en facebook que ayer fue tu cumple… Ane

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: