Accidentes controlados

Hace unas semanas visité la exposición temporal de expresionismo abstracto en el Guggenheim de Bilbao. En otras ocasiones, he compartido que un paseo por las galerías de este Museo ya merecería la pena aunque las paredes estuvieran vacías pero siempre es un placer descubrir con qué las han “decorado”.

Esta vez el paseo estuvo acompañado de sorprendentes y diferentes obras en las que la acción frenética y los campos de color se combinaban para ofrecer un espectáculo difícil de olvidar (muy recomendable sentarse unos minutos en silencio en la sala donde se exponen varios cuadros de Mark Rothko).

Lo que más me llamó la atención fue conocer la técnica que utilizaron en sus cuadros muchos de los artistas: el dripping. Algo así como salpicar o dejar que la pintura gotee sobre el lienzo y permitir que la pintura vaya teniendo vida propia. Observando y admirando el resultado final confirmé que algo tan espectacular no hubiera sido posible sin provocar accidentes controlados.

Cuando hablamos de innovación en las empresas, insistimos en la aceptación del error como fuente de aprendizaje e invitamos a celebrar su aparición porque se nos abre nuevos caminos para explorar. A partir de ahora, ampliaremos este concepto e incluiremos la posibilidad de provocar esos errores para buscar resultados diferentes.

Hasta el 4 de junio tenéis posibilidad de disfrutar de la exposición pero si lo que queréis es imitar a Pollock y compañía, lo podéis hacer en el este enlace. Una buena oportunidad de salpicar a discreción 🙂

Oscar Garro

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: