arco irisViejos, jóvenes, medianas, guapas, feos, guapitos, ricos, pobres, foráneas, locales, pijos, chonis, casposas, listas, limitados, ejecutivas, funcionarios, albañiles, obreras, urbanos, rurales, exhibicionistas, moderados, elegantes, groserillos, blancas, asiáticos, negros, fuerzas de seguridad de todos los àmbitos, servicios de inteligencia, medios de comunicación conservadores, progres, populistas, liberales,  cuerpos  voluntarios, cuerpo de bomberos,  autoridades y políticos de la comunidad, del estado, del ayuntamiento, servicios sanitarios, de mantenimiento, de logística,  los que se lo creen de verdad, los que buscan la foto, los que no tienen más remedio….todos ellos han aparcado sus enfrentamientos, sus diferencias, sus rencillas sociales durante unos días en Madrid porque tenían un propósito común: celebrar la diversidad de género y proclamar el derecho a vivir cada modalidad como a uno le venga en gana en el día del “World Pride“.

No soy muy amante de grandes aglomeraciones, pero me quito el sombrero ante ese alarde de convivencia, de eficacia organizativa, de cuidado por el ciudadano conseguido a base de inteligencia y esfuerzo gracias a un ingrediente mágico: el  deseo de contribuir. 

En la vida de cualquier organización, división, área, departamento, es el propósito, y más aún el propósito común, lo que mueve las voluntades, dota de sentido y proporciona resultados.

Araceli Cabezón de Diego

Anuncios