El cotarroEl nombre de Moradillo de Roa, un amable pueblo de la provincia de Burgos, se ha puesto en el mapa gracias al empeño y la ilusión de sus habitantes en el proyecto común de  rehabilitación de sus más de 150 bodegas. y lagares Se trata de un conjunto etnográfico de pequeñas construcciones familiares cavadas en el interior del cerro “El Cotarro”- para albergar el vino producido individualmente- y de los lagares donde se producía dicho caldo.

Hoy en día ese conjunto se puede visitar, y yo he tenido la suerte de hacerlo en varias ocasiones. De la última guardo un recuerdo especial, porque visitamos además “El Tercio”, un lagar de 1736 también reconstruido. El alcalde, que ejercía de generoso guía, nos introdujo en los misterios funcionales de una ingeniería con frecuencia intimidante para los no familiarizados.

En un momento dado, mientras detallaba el papel de la piedra, el husillo o la hembrilla narró una anécdota vivida por él al mostrar por primera vez el lugar a los periodistas. Estaba explicando  el proceso de restauración,  cuando de repente se escuchó un crujido que inquietó a los asistentes. Hubo quien se agitó, otros que expresaron en alto su temor de que “aquello se les viniera encima”, y los más asustados salieron corriendo. En medio de todo eso, el dueño del lagar, que lo había heredado de sus padres y ayudado a reconstruir con su conocimiento, les dijo: “……sssssss, tranquilos….escuchad el sonido del lagar

Y pensé: ¡cuántos sonidos perderemos porque nuestros miedos los convierten en crujidos!

Araceli Cabezón De Diego

 

Anuncios