Sobre la intuición

Hemos escrito en más de una ocasión sobre esta interesante habilidad. En una viñeta de hace unos años, Ane ya proponía “poner en valor la intuición” para ir avanzando hacia una cultura de empresa más innovadora.

En su primera acepción la RAE define la intuición de la siguiente manera: “Facultad de comprender las cosas instantáneamente, sin necesidad de razonamiento”. También la conocemos coloquialmente como el “sexto sentido”.

¿Qué papel ocupa la intuición en nuestras vidas? ¿Qué espacio le permitimos en nuestras decisiones y qué credibilidad le damos? ¿Es posible “comprender sin razonar”? Como siempre, más preguntas que respuestas…

La intuición parece surgir de la nada y no pasar por ninguno de los filtros de los cinco sentidos y parecería, por tanto, ajena al método científico. No obstante, existen investigaciones y afirmaciones que plantean respuestas bastante más complejas.

En 1998 los neurólogos Antonio Damasio y Antonie Bechara, en un estudio en la Universidad de Iowa sobre las reacciones del sistema nervioso ante la toma de decisiones, se encontraron ante una conclusión difícil de explicar desde la estricta racionalidad. El estudio se basaba en un juego de apuestas con cartas ganadoras y perdedoras y se pudo demostrar que el sistema nervioso actuaba de distinta manera antes de destapar una carta según esta fuera buena o mala, alterándose y enviando señales de alerta ante una “carta mala”… que aún no se había mostrado.  Ambos neurólogos concluyeron que ese mecanismo inconsciente también formaba parte del proceso del conocimiento y que debía sumarse como tal al del razonamiento racional.

Posteriores estudios han mostrado cómo la intuición se ha convertido en un recurrente objeto de interés, análisis y debate. Investigaciones del Departamento de Psicología de la Universidad de Amsterdam llegaron a la apasionante conclusión de que “nuestra mente es capaz de anticiparse,  de hacer un pequeño salto al futuro para advertir de un peligro” 

Por último, un clásico difícilmente discutible: el psiquiatra Carl Gustav Jung, fundador de la psicología analítica, explica que nuestra conciencia, para reconocer el mundo exterior, utiliza cuatro funciones: la sensación, el pensamiento, el sentimiento y la intuición,  y que esta última aporta informaciones complementarias e inaccesibles a través de los cinco sentidos.

Después de lo visto, no puedo más que intuir que…  ¡la intuición existe!

Jordi Foz

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: