Escuchar…¿para qué?

Pues a veces, sólo para que quien cuenta exprese en voz alta lo que ronda por su cabeza.

Recuerdo una escena en un autobús de Roma: iba con una amiga de esas que se animan fácilmente a poner en circulación las cuatro palabras que saben de una lengua; subió  una buena mujer quejándose de algo, y ella le replicó en el poco italiano que sabía, de tal forma que la señora entró rápidamente en conversación con nosotras. Al poco, la señora y yo tuvimos la ocasión de sentarnos una frente a la otra, y ella que, a pesar de no haberle dado pistas al respecto, había asumido que yo también “hablaba italiano“, comenzó a conversar conmigo con gran expresividad y pasión; yo, que no entendía  ni el 5% de lo que decía, debí emitir señales de  una especie de  “conversación silenciosa“, porque no calló en los 5 minutos que tardó en bajarse del autobús.

El caso es que me despidió feliz, encantada de haber conectado y compartido conmigo su historia o sus reflexiones; nunca supe exactamente cuáles fueron. Pero me di cuenta de que el efecto de esa escucha no tenía nada que ver con lo que yo hubiera entendido, sino con la conexión generada y con lo que ella había sido capaz de expresar en voz alta. Se bajó, y nos despedimos casi como amigas, con un afectuoso Ciao! acompañado  de una sonrisa de complicidad.

Aprovecho para recomendaros para el verano, la novela de Stefan Sweig, “Veinticuatro horas en la vida de una mujer“, que habla del valor de la mera escucha.

Ane Agirre

Un comentario sobre “Escuchar…¿para qué?

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: