Ventanas rotas

La interesante teoría de las ventanas rotas es un concepto que se utiliza, sobre todo, en criminología y que tiene su origen en el experimento llevado a cabo por un psicólogo estadounidense en 1969. En síntesis, esta teoría trata de las condiciones que facilitan el contagio de las conductas incivilizadas, delictivas o inmorales: “si en un edificio aparece una ventana rota y nadie se preocupa de arreglarla pronto, es fácil que el resto de las ventanas sean destrozadas rápidamente…” Y lo que vale para una ventana, vale también para una pintada, suciedad o deterioro el general.

Esta teoría se relaciona directamente con la política de “tolerancia cero”, que adquirió su mayor notoriedad por su estricta aplicación por parte del alcalde Giuliani en Nueva York a partir de 1994, y que transformó radicalmente la ciudad.

En mi opinión la clave de la teoría es que envía el peligroso mensaje de que “nadie se ocupa de esto”; un mensaje de desinterés, abandono, despreocupación, deterioro… y sucede que las conductas incívicas o moralmente cuestionables tienden a contagiarse con facilidad, especialmente si van acompañadas de la sensación de impunidad, de que no pasa nada, de que a nadie le importa.

¿Y en nuestra vida cotidiana? En nuestros ámbitos de relaciones habituales, en nuestros hogares, en nuestras organizaciones… ¿existen ventanas rotas? ¿alguien se ocupa de arreglarlas?

Jordi Foz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: