Zapateros

Para algo están los “profesionales” (de cualquier disciplina o profesión). Conviene estar atento a la tentación de saltarnos al profesional, sobrevalorando nuestra capacidad de sustituirle.

No suelo caer en ella muchas veces, pero hace unas semanas lo hice. Necesitábamos un par de murales para una sesión y nuestra profesional de referencia no estaba disponible. Total, que en una alarde de autoestima y buena voluntad, me dije “bah, si son ‘solo’ unos cuadros y todos del mismo color… ya lo hago yo en ‘un momento’“. No os puedo contar la que lié con el pincel, la paleta, el disolvente, etc. Tanto, que después de invertir unas cuantas horas y haber gastado en material, decidimos llevarlos a imprimir.

Pues eso, que parece fácil cuando ves a un buen profesional hacer su trabajo. Esa facilidad que surge de saber, de tener habilidades innatas, de haber practicado, de haber desarrollado intuición y destreza. Esa fluidez del profesional, que en ocasiones nos hace infravalorar la dificultad que entrañan otros trabajos: los de otros departamentos, los de los proveedores, los de otros oficios, etc.

Está bien comprobarlo de vez en cuando, para no olvidarnos de lo que ya sabemos: “Zapatero, a tus zapatos“.

Ane Agirre

2 comentarios sobre “Zapateros

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: