Design Museum Danmark

Ayer celebramos el 8º encuentro del Innovation & Entrepreneurship Corner. Hicimos un repaso de algunos conceptos clave sobre cómo liderar procesos de transformación y cambio en las empresas.

Entre otros muchos temas, compartíamos el error tan habitual de infravalorar la importancia de la comunicación y el networking interno en las fases iniciales.  Es fácil autoengañarse pensando que con reunir a todos en una sala durante una hora y dictarles lo que “unos pocos hemos pensado y entre todos tenemos que ejecutar“,  ya está comunicado el cambio y que todo el mundo lo ha entendido y se va a poner manos a la obra.

Es esencial “invertir en conversaciones“, de manera que las personas que protagonizan el trayecto puedan intercambiar visiones, entender su relevancia, sentirse parte de la transformación, compartir inquietudes e ideas sobre cómo hacerlo y sobre todo,  aprender unos de otros sobre las iniciativas que van poniendo en marcha. Porque las transformaciones van tomando forma “sobre la marcha”.

Sigue siendo un reto para muchas empresas, destinar espacios y tiempos para practicar algo tan aparentemente sencillo y tan necesario en entornos de cambio e incertidumbre: conversar.

“Shared vision lives in the connections between people”

 Peter Senge

 

 

Ane Agirre

20160623_100820¿Cómo liderar cambios complejos? ¿Cuáles son los retos de un proceso de transformación? ¿Cómo conseguir sumar las energías de muchas personas de la organización?  Son las preguntas que han guiado el workshop que hemos vivido esta semana en Boston, con Peter Senge y Darcy Winslow.

Ha sido un privilegio experimentar el poder de algunos conceptos y metodologías reducidas a su esencia. ¡Cómo se nota cuando alguien tiene incorporada la teoría, porque la ha reflexionado en profundidad y la ha practicado mucho! Entonces es capaz de facilitar el proceso de aprendizaje de otros.

Y sobre todo, ha sido un espacio inmejorable para practicar, porque como dice Peter Senge, “if you want to learn something, you have to practice, practice,…,practice“. Hemos sido parte de un grupo de 35 profesionales de los cinco continentes, practicando juntos.

Practicar para construir visiones individuales y compartidas, para crear contextos en los que la creatividad fluya, para tener conversaciones de calidad, para entender la realidad más allá de los síntomas visibles y poder identificar palancas de transformación eficaces y sostenibles.

Volvemos con el compromiso de seguir practicando, para enriquecer la manera de entender y plantear nuestros proyectos y seguir aprendiendo.

Ane Agirre