“Me gusta el viento. No sé por qué, pero cuando camino contra el viento parece que me borra cosas. Quiero decir: cosas que quiero borrar” M. Benedetti

Ya llegan las semanas veraniegas de desconexión, de cambiar las rutinas, de tener más tiempo para pasear, dormir, leer, charlar, cocinar, comer, tomar el sol, nadar, contemplar, visitar, jugar, sorprenderse con algo nuevo o de ver a personas que sólo vemos en verano.

El otro día tuve la suerte de dar un paseo por la playa, en una tarde con muchísimo viento, de ese que hace difícil avanzar y que levanta mucha arena… y lo disfruté como una enana.

Ane Agirre