dumbo5He tenido un agosto “de cine”. He disfrutado de dos lujos combinados, el lujo de tener tiempo y el de contar con un “recomendador” que conoce mis gustos y acierta de lleno en las sugerencias.  

Y os traigo una de las que más he disfrutado, “Brooklyn“, una película irlandesa de 2015, dirigida por John Crowley y protagonizada maravillosamente por Saoirse Ronan, que narra la historia de una joven irlandesa que emigra a Nueva York. La he elegido porque he vuelto a cruzar el charco y porque teníamos otro post escrito por Jordi sobre el puente de Brooklyn y me ha apetecido recordarlo.

Rescato la escena en la que la protagonista dice “lo intentaré” y su jefa le reta a reformular su compromiso quitanto el verbo “intentar” y sustituyéndolo por “lo haré y punto“. Ahora que termina el verano y empieza un nuevo curso que nos lleva a plantearnos nuevos propósitos, os invito a elegir uno de ellos, y sustituir el “voy a intentar hacer” por un “voy a hacer”. Parece un cambio sin importancia, pero genera una emoción y una determinación totalmente distinta. Probad y veréis. 
Ane Agirre
Anuncios
    4885989742_e0d81a47df_bMIT’s motto: “Mens et Manus,” (Mind and Hand)

Tomo prestada esta expresión que utiliza Alfons Cornella en la entrevista publicada en la revista Hetelkari, en la que opina sobre cuáles son las claves de una buena formación profesional para la industria del futuro. Sugiere que necesitamos más “laboratorios” en centros educativos y empresas, espacios de experimentación que conecten mentes y manos, en los que aprender a crear y a emprender.

Hay ejemplos fantásticos de esta filosofía, como el espectacular edificio del MediaLab del MIT, el lugar donde están construyendo el futuro del futuro.

En algún momento de la evolución nos hemos alejado de la idea de que el conocimiento está íntimamente ligado a la acción y hemos diseñado procesos educativos que priorizan el pensamiento abstracto, elevándolo a una categoría “superior”. Y por extensión,  hemos diseñado organizaciones que separan las funciones de pensar y hacer, como si fuera posible hacerlo. Así, muchas de las estrategias se diseñan en despachos y salas de reuniones, alejadas de un entendimiento profundo de la realidad de los talleres, de los mercados y de los laboratorios, con la consecuencia de que no son aptas para ser implementadas.

Yo añadiría que además de pensar con la mente y con las manos, también es necesario pensar con el corazón. También necesitamos crear espacios de reflexión personal y espiritual, en los que poder conectar con el sentido de nuestras estrategias y conocimientos, que es ponerlos al servicio de una sociedad mejor. Porque ni la mente ni las manos, siendo imprescindibles, alcanzan por si solas a entender y abordar la complejidad de los problemas a los que nos enfrentamos cada uno de nosotros, cada organización y la sociedad en su conjunto.

Ane Agirre

Nit sobre el mar.J.FozDesde que hace unas semanas oí esta bonita expresión francesa en Montreal, no he dejado de pensar que debía incluirla en el texto de alguna viñeta. Hoy, por fin, me decido a darle entidad (y viñeta) propia.

La situación en la que la escuché no podía ser más normal: acompañaba a uno de mis hijos y su pareja a escoger el que sería el primer sofá de su primera casa compartida y, como es lógico, tenían algunas dudas aunque parecían inclinarse por uno en particular.

Después de un buen rato de pros y contras entre ellos, el señor de la tienda nos “soltó” la frase del título acompañada de una amable sonrisa. Y recuerdo que en ese momento, “la nuit porte conseil” (equivalente a nuestro “consultarlo con la almohada”), me pareció una frase literariamente preciosa.

Y es que además, tenía toda la razón… A veces hace falta tomar cierta distancia, espacial o temporal, para reducir la presión de los diferentes estímulos y alternativas y aclarar o mejorar nuestra perspectiva antes de tomar una decisión. ¡Cuántas veces, al despertar por la mañana, hemos “cambiado de observador” sobre algo que nos bloqueaba el día anterior!

Es sabido que en Vesper somos firmes defensores de la acción porque la sola reflexión, sin acción, no conduce a resultados y éste es un problema que vemos demasiado a menudo en el mundo de las organizaciones que, por otra parte, parece demandar cada día más decisiones, más complejas y más rápidas.

Pero nos parece también que, en algunas ocasiones concretas, esa secuencia de reflexión/acción es perfectamente compatible con darse un respiro, tomarse un tiempo y dejar sencillamente… que “la nuit porte conseil”.

Jordi Foz

P.D.: El día siguiente fueron a encargar el sofá…

Sleepy Hollow. Nueva Gales del SurA poco que uno se fije, la vida te va mostrando extraordinarias metáforas y reflexiones.

La imagen de nuestra viñeta de hoy es la de un parque de juegos infantil con un aviso muy inhabitual, por lo menos en nuestras latitudes, en el que se recomienda “cuidado con las serpientes”…(?)

De entrada, desde el observador que yo estoy siendo, me pareció sencillamente increíble que se hubiera instalado una zona infantil donde abundaban las serpientes pero, inmediatamente, también tuve claras dos obviedades: 1.ª) Las serpientes estaban allí antes que los parques y 2.ª) Los niños de las zonas tropicales también juegan; así que, o se quedan en casa a salvo,  o salen a jugar… y tienen cuidado con las serpientes.

La metáfora, en mi opinión,  se relaciona con el hecho de que también en la vida hay que “salir a jugar” y, por supuesto, también hay que tener cuidado con las muchas serpientes que corren por ahí (Maquiavelo concretaba un poco más y  hablaba de víboras…).

La actitud contraria es la de quedarse en casa, a resguardo. Y mantener a nuestros hijos en una especie de urna protectora, sin aparente riesgo; en una postura que, por supuesto, me parece perfectamente lícita y respetable,  pero que no comparto.  Si puedo elegir (y creo que siempre se puede elegir “algo”), yo prefiero jugar, hacer, acertar, errar, aprender  y asumir que el hecho de vivir es decidir y, básicamente, arriesgar. Y como tantas otras reflexiones, estoy convencido de que ésta también vale para cualquiera de los ámbitos de nuestras vidas.

Jordi Foz

Pintada en BrisbaneEsta fotografía la tomé hace unos días en una pared de la ciudad australiana de Brisbane, prácticamente en nuestras antípodas.
Podría estar hecha en cualquiera de nuestras poblaciones más cercanas y habituales, porque lo que expresa al final es un anhelo, o quizá una sugerencia de “hacer”;  de pasar a la acción tras aquello que deseamos y soñamos.
Y cuando vi la pintada pensé lo que intento expresar en el título: estamos muy lejos y somos distintos, pero las personas, con todas nuestras diferencias, también somos mucho más parecidas de lo que a veces suponemos…

Jordi Foz

Begin_Again-274155842-largeEl título me gustó desde el principio, “empezar de nuevo”. Me sugería segundas oportunidades, subidas y bajadas y comienzos retadores. Optimismo, en definitiva. Con esa sensación y moviendo mi pierna al ritmo de una música fantástica, terminé de ver el final de esta historia. Entendí su nominación a los Oscars por la mejor canción y me gustó descubrir el talento musical de su protagonista femenina.

La pasión por la música lleva a Gretta (Keira Knightley) y a Dave (Adam Levine), novios desde el instituto, hasta Nueva York. Pero cuando él, una vez alcanzado el éxito y la fama, la abandona, ella se queda completamente desolada. Una noche, un productor de discos (Mark Ruffalo) recién despedido, la ve actuar en un bar de Manhattan y queda cautivado por su talento.

Esta escena me cautivó. Ella está cantando sin mucho éxito ante una audiencia que la ignora y el productor de discos es capaz de ver mucho más allá. En su cabeza comienzan a crearse notas de piano, violín, batería…que le permiten ver aquello que Gretta y los demás no están viendo. A partir de ahí, se encuentran, graban un disco muy especial contando como escenario la ciudad de Nueva York y comienzan las segundas oportunidades. Me pareció una metáfora muy acertada de algo de lo que hemos hablado otras veces, y que utilizamos mucho en procesos de coaching, la visión compartida.

La energía que se crea entre los músicos se trasmite en su música, en sortear dificultades para conseguir grabar el disco, en relaciones dañadas que vuelven a recomponerse…en fin, en todo lo que sucede entre un grupo de personas con talentos individuales que tienen un proyecto compartido que les llena de pasión. Esta magnífica escena, grabando en el tejado de una azotea, sintetiza todo lo anterior.

Y termino con la frase que aparece  debajo del título en su publicidad (“you are only as strong as your next move”). “Eres sólo tan fuerte como tu siguiente movimiento”. Potente invitación a la acción ¿no creéis?.

Teresa Aranguren

Pasamos hablando la mayor parte de nuestra vida, y mucho más cuando estamos en silencio. Salvo en estado de meditación, con otros o a solas, tenemos siempre abierta una conversación. Son éstas las que hacen posible en una empresa definir una estrategia, diseñar un producto, cambiar un proceso, decidir una política concreta, imaginar una transformación y convertir todo eso en acción.

bocadillos recortadoEn Vesper lo sabemos bien y por eso las conversaciones son nuestra materia. Trabajamos con herramientas y metodologías que facilitan esas conversaciones,   con frecuencia difíciles por el camino  que requieren y por los obstáculos que en él pueden surgir.  Las conversaciones para reenfocar una estrategia,  para mejorar un estilo directivo, para  construirse como equipo de alto rendimiento, para fundar una cultura nueva,  para diseñar un modelo o para crear un tejido innovador,  transitan por caminos distintos. Vesper conoce esos caminos, genera el espacio y estructura la conversación de manera distinta, en función del objetivo. Y sabe reconocer los obstáculos y trabajar con ellos. Egos, discrepancias,  juicios individuales, rechazos, opiniones colectivas, malentendidos, creencias limitantes, falta de compromiso, ausencia de visión compartida son piedras frecuentes, que pueden evitarse, quitarse o utilizarse para otra cosa.

De esta forma acompaña Vesper a sus clientes:  generando los espacios de conversación que los equipos necesitan para diseñar su acción y llevarla a cabo.

Araceli Cabezón de Diego