Es el título de la exposición que visitaremos mañana en el museo Gugghengeim en Bilbao. Cuando escuché el título ya me interesó la exposición y cuando vi el reportaje de media hora emitido por TVE, que os recomiendo,  lo entendí mejor (la presentación de la exposición empieza en el minuto 4:30).

El concepto de fusión de lo clásico y lo moderno está muy presente en las reflexiones sobre management. Disfruto mucho cuando en una conversación sobre cómo están cambiando las formas de trabajo se mezclan los defensores de lo nuevo, de las propuestas tecnológicas, que ven inmensos océanos de oportunidad y abrazan el caos y el desorden con muchísimo entusiasmo, con aquellos más escépticos, que utilizan la expresión de “ya pasará”,  y que recelan de las propuestas que nos alejan del orden y la estructura.

Lejos de entenderlas como posturas antagónicas las entiendo como complementarias, ambas “verdaderas”, ambas muy necesarias para avanzar de manera sostenible en el largo recorrido de la evolución.

Mañana iremos con actitud de disfrutar de la exposición y de la propuesta de síntesis entre el caos y el orden que nos sugiere. Esperamos que nos contagie la armonía y la serenidad que los artistas europeos del periodo entreguerras quisieron transmitir con sus magníficas pinturas y esculturas.

Ane Aguirre

Anuncios